Diario Vasco

gipuzkoa basket

El GBC ya no está invicto

  • El acierto en el tiro del conjunto visitante fulmina las opciones de los de Fisac, que marchó a remolque en el marcador durante todo el elcuentro

En el baloncesto moderno el triple decide partidos y ayer en el Gasca fue así. Y si enfrente está un cañonero como Nemanja Mitrovic, el asunto empeora. Un francotirador que clavó nueve triples en doce intentos para llevar en volandas a su Ourense hasta la victoria, sobre todo con el último que anotó.

Con 59-61 en el marcador y minuto y medio por jugarse, el GBC realizó una buena defensa. Estuvo a punto de robar el balón pero éste llegó a las manos de la estrella de la noche. Mitrovic se levantó desde el 6,75 y anotó el noveno de su lista. El encuentro murió ahí. Una pena que en la anterior jugada Carlson errara su lanzamiento exterior que hubiera puesto al Gipuzkoa Basket dos puntos por encima para culminar una gran remontada.

El RETAbet.es GBC se quedó en la orilla después de remar contra la corriente casi todo el partido. No estuvo cómodo sobre la pista en casi ningún momento y las variantes que manejó Fisac, tanto en defensa como en ataque, no surtieron el efecto deseado. Eso sí, por segunda vez el público, a pesar de la derrota, se marchó del Gasca contento porque, como han prometido todos y cada uno de los jugadores que ayer vistieron la camiseta verde, «se van a dejar todo sobre la pista». Anoche lo volvieron a hacer.

El choque arrancó en un marco nuevo para el GBC ya que el Ourense comenzó a tener ventajas en el luminoso desde las primeras posesiones, por lo que no quedó otra que tener que ir a remolque. Dmitry Flis fue el encargado, por parte del Ourense, de torturar el aro donostiarra en el inicio. Nueve puntos y cuatro rebotes para él en el primer cuarto. Él solo valoró más que todo el GBC.

Oroz, el alma azkoitiarra

El cronómetro no da tregua y los locales no encontraron su momento ni dieron con la tecla adecuada, la de la amenaza certera. Fisac situó a Niang y Úriz de inicio y el senegalés anotó dos de las cuatro canastas que sumó el Gipuzkoa Basket en el primer cuarto. Un parcial de 2-8 en los instantes finales de ese periodo dejó las cosas en ocho puntos de desventaja antes de que el RETAbet.es levantara al público de sus asientos.

Aquí llega una mención especial para Xabi Oroz. A pesar de irse al descanso con un dos puntos negativos de valoración, la actuación del azkoitiarra fue capital en la remontada de los donostiarras. Subió líneas en defensa con agresividad, contagió a sus compañeros para que apretaran más los dientes en defensa, taponó y además ejerció de base.

Un triple de Lasa con falta incluida fue el preludio de un 12-0 de parcial que obligó a Gonzalo Sáenz de Vitoria a pedir dos tiempos muertos. Mike Carlson encontró su primer triple y Slezas se hizo el dueño y señor de ambas pinturas. Con todo, el Ourense despertó gracias a la muñeca de un Nemanja Mitrovic letal. El balcánico hizo nueve de los diez puntos de los gallegos en el segundo acto. Tres triplazos que dejaron sin efecto la reacción donostiarra. Un aperitivo de lo que vendría después. La exhibición de este jugador con doble nacionalidad (bosnio canadiense) será recordada por mucho tiempo en el Gasca.

El equipo de Fisac tuvo que hacer la goma tras el paso por los vestuarios, pero un parcial de 9-0 les puso por encima en el marcador, 42-38 (m. 24). Adivinen quién cortó la sequía orensana. Efectivamente. Mitrovic, desde el triple. No contento con eso, el balcánico anotó dos más antes de acabar el cuarto, aunque Slezas recortó diferencias al cierre del tercer periodo, llegando a un esperanzador 46-51.

Hasta ese minuto treinta, el GBC había jugado a rachas, Slezas y Carlson estaban llevando la batuta en ataque y Oroz atrás. Llegaron los minutos de la verdad pero el guión apenas cambió.

Úriz no pudo llevar el ritmo necesario y el Ourense encontró dos aliados para Mitrovic. Kapelan y Tomás Fernandez anotaron seis puntos consecutivos que obligaron a Fisac a parar el choque, 53-61 (m. 34). El GBC reaccionó, más por corazón que por buen juego, con Simeonov muy activo. Sin un 'cinco' puro en ambos bandos, las distancias se redujeron. Pero ahí asomaron Mitrovic y su fusil. Haciendo honores a una de las frases del inigualable Andrés Montes: «Desde los Balcanes». Desde ahí y desde el triple ganó el partido el Ourense.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate