Diario Vasco

gipuzkoa basket

GBC: Oroz, Lasa y Pardina destacan el ambiente vivido en el Gasca

Oroz, Lasa y Pardina, en un receso del entrenamiento de ayer en el Gasca.
Oroz, Lasa y Pardina, en un receso del entrenamiento de ayer en el Gasca. / MIKEL FRAILE
  • Los mil trescientos seguidores que presenciaron el choque frente al Araberri deben ser un punto de partida para ir sumando adeptos al proyecto del Gipuzkoa Basket

El sentir general del seguidor y de los propios profesionales del RETAbet.es Gipuzkoa Basket, tras el triunfo de la escuadra donostiarra ante el Araberri, es de satisfacción bilateral. Por un lado se logró en triunfo en el debut en casa y por otro la atmósfera que reinó en el José Antonio Gasca evocó a las grandes hazañas del GBC muchas temporadas atrás.

Como uno de los himnos rockeros por excelencia, el 'Cum Feel the Noize' (Ven y siente el ruido), la simbiosis que se vivió entre afición y jugadores el viernes pasado es digna de mención y un dato a apuntar para siguientes partidos.

«Era un poco incógnita cuánta gente iba a venir, pero nada más empezar el partido ya había bastante público. Empezamos muy bien, la afición se contagió y animó, estuvo con el equipo y creo que la gente se fue contenta, que era uno de los objetivos al margen de ganar», cuenta Joan Pardina, quien como casi todos sus compañeros vivió por primera vez un encuentro oficial en el pabellón donostiarra.

Los dos jugadores guipuzcoanos de la plantilla también vivieron y sintieron lo que es tener al público cerca de la cancha. «Se llenó bastante, había mucho ruido y aquí lo que se grita parece que se escucha el doble. Todo eso fue como llevarnos en volandas para poder ganar el partido», explica Xabi Oroz, subrayando la importancia que tuvo el público sobre todo en los momentos calientes del choque.

Parecido al del azkoitiarra fue el sentir de Lander Lasa. «Al principio nos preguntábamos cuánta gente iba a venir, pero yo creo que fue muy especial todo lo que se vivió», rememora el tolosarra. «Nos arroparon mucho, se levantaron de las sillas y eso se notó. Nosotros también nos dimos cuenta de eso y cuando lo percibes, no queda otra que dar el cien por cien».

El escolta del RETAbet.es es de la opinión de que si el equipo continúa con el juego que está realizando en este inicio liguero y la gente se termina enganchando, el Gasca se puede quedar pequeño. «Si esto va hacia arriba, igual se hace pequeño. Sería como jugar en Grecia para el rival», dice entre sonrisas echando un vistazo en derredor hacia las gradas, ayer vacías en el entrenamiento.

«A ver si vamos sumando cada vez más gente, y estoy seguro de que en los siguientes podemos estar más», postula el tirador tolosarra.

Pardina destacaba el factor 'caldera' del recinto amaratarra. «Había mil trescientos espectadores, pero parecía que había más, la gente estuvo muy cerca del equipo animando en todo momento», aseguraba el catalán, aunque advertía de la dificultad de repetir esos guarismos el próximo encuentro, ya que se jugará en martes. «El público se fue contento y esperemos que el próximo partido, aunque es en martes, más gente se anime a vernos jugar» dijo el alero del Gipuzkoa Basket.

Triunfo merecido

Cierto es que una manera de enganchar al aficionado es realizando un juego vistoso, alegre y con el que el seguidor se sienta identificado. El ritmo de juego fue la clave del encuentro. El GBC tuvo más posesiones y capturó más rebotes que su rival. Por ello, los tres exteriores del RETAbet.es coinciden en señalar que el triunfo ante el Araberri fue justo y convincente.

Por un lado para sintetizarse con la grada y por otro para hacer daño en el equipo rival, ya que les faltaba su base titular. «Ese era el planteamiento, defender muy fuerte y jugar en transición cada vez castigarlos en contraataque por la baja de Papantoniu. El plan salió perfecto», comenta Pardina, quien estuvo algo gris en cuanto a la anotación, pero que se quedó satisfecho con el encuentro que disputó.

Para poder controlar el ritmo de juego, el marcador y el reloj hace falta tener el balón y eso se consigue controlando el rebote. Cuantos más rechaces, más oportunidad de jugar en ataque. Por ello, Lander Lasa da especial relevancia a que el equipo supo sufrir cerca de la zona. «El tema del rebote, por la marcha de Julen y con Slezas tocado, nos preocupaba un poco. Pero Ndoye empezó el partido muy agresivo, y a partir de ahí todos nos pusimos el mono de trabajo para ayudar cerrando el rebote».

Y cuando las cosas salen rodadas, más la anteriormente citada ayuda ambiental, es mucho más fácil sacar un partido adelante. «La verdad es que dominamos el partido por la defensa, porque controlamos los tableros y porque creo que nos divertimos en ataque. Si seguimos así, ojalá ganemos muchos más partidos».

Para Oroz, el plan de partido salió a la perfección a pesar de que «teníamos algunos tocados. Intentamos plantear un ritmo bastante alto para jugar en casa y creo que la afición se contagió de esa diversión, nos apoyó mucho y nos dio ese empujón para sacar el partido adelante». El azkoitiarra volvió a ser un motor defensivo y un seguro bajo aros -capturó siete rebotes- e incluso Fisac le utilizó para defender al 'cuatro' rival. «Para lo que quiera Porfi puede contar conmigo», justifica Oroz, a quien no le importa que se le tilde como «multiusos».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate