Diario Vasco

El Gasca, nuevo fortín

Los miembros de la plantilla y el cuerpo técnico posan sonrientes antes de un entrenamiento.
Los miembros de la plantilla y el cuerpo técnico posan sonrientes antes de un entrenamiento. / ARIZMENDI
  • Una década después, el Gipuzkoa Basket jugará en el feudo donostiarra un encuentro oficial en la LEB

  • Los de Fisac reciben al Araberri de Vitoria (19.00h) con un juego interior diezmado por la presumible baja de Tautvydas Slezas

Día de estreno. O mejor dicho, día de retorno. El José Antonio Gasca vuelve a albergar un partido donde el Gipuzkoa Basket ejerce como local. Han pasado diez años desde que Jon Santamaría y Esteban Martínez cortaran las redes de las canastas a modo de premio, de trofeo por haber tocado el cielo baloncestístico.

Aquel 23 de mayo de 2006, el GBC con denominación Bruesa logró el ascenso a la ACB. Algo inesperado, casi inaudito, porque tuvo que solventar las dos rondas de playoff con el factor cancha en contra. Pero el factor que realmente imperó fue el Gasca. Dos de aquellos guerreros, Porfirio Fisac y Ricardo Úriz volverán al lugar de los hechos, una década después.

Las tablillas de la vetusta cancha colindante con el estadio de Anoeta, con capacidad contada para 1.954 espectadores sentados, volverán a soportar el bote del balón acogiendo así la segunda jornada de la LEB Oro (19.00h.) en un día festivo como hoy y en un encuentro de rivalidad regional entre el GBC y el Sáenz Horeca Araberri de Gasteiz. Los dos conjuntos salieron vencedores en el estreno liguero y hace quince días se vieron las caras en la final de la Euskal Kopa, aunque se prevé para el partido de hoy un guión muy diferente. O por lo menos la puesta en escena de ambos así será, ya que en ambas escuadras habrá bajas importantes.

Rock en la grada

No cabe duda que lo realmente importante es lo que suceda en la pista durante los cuarenta minutos, o más si hubiere tiempo extra. Pero tratándose de un regreso a un lugar tan importante dentro de la historia del club donostiarra, quizá esta vez el envoltorio tenga un grado más de importancia.

Los responsables del RETAbet.es prevén que la entrada no sea muy distinta a la de las primeras jornadas en aquella temporada 05-06. El cambio de la ACB a la LEB es brutal, no hay que engañar a nadie. Como tampoco sería cierto decir que en esta categoría no hay lugar a la diversión.

Además, posiblemente el GBC cuente con dos de los jugadores más desequilibrantes de la liga: Ricardo Úriz y Mike Carlson. Pero sigamos con el público. Siendo el número de socios cercano a los setecientos, se espera que haya media entrada para el choque de hoy.

Cualquier cifra superior a esa sería una noticia para celebrar y constatar que la hinchada el GBC sigue siendo fiel y que no le ha dado la espalda a su equipo.

Sin embargo, el ánimo de los rectores guipuzcoanos es el de ir aumentando poco a poco esa cifra. Acuñar la frase del 'Espíritu Gasca' que se ha utilizado como hashtag en las redes sociales y tratar, junto con lo que los jugadores sean capaces de hacer sobre la pista, de tener un buen número de seguidores que ayuden a que precisamente la cancha donostiarra sea un fortín.

«Fidelizar de nuevo al aficionado», dijo en estas mismas líneas la presidenta del Gipuzkoa Basket, más allá de que sea socio o no. Que vuelva a sonar en la ciudad aquello de «el viernes juega el GBC».

En lo puramente deportivo la escuadra dirigida por Porfirio Fisac deberá sobreponerse a lo problemas de última hora, como la salida de Julen Olaizola y la baja más que presumible por un esguince de tobillo de su pívot titular, Tautvydas Slezas, que deja huérfano el juego interior.

Sin poder en la pintura

Para la problemática cerca de la zona, Fisac solo cuenta con dos interiores puros: Mike Carlson, aunque el de Wisconsin se mueve más por fuera que cerca del aro; y Abdoulaye Ndoye, quien a sus 21 años no está todavía para aguantar el peso de ser el poste titular del RETAbet.es Gipuzkoa Basket.

El técnico de Segovia no va a tener más remedio que utilizar a Joan Pardina como interior y el hándicap que va a tener cerca del aro el GBC será muy grande. El catalán ya sabe lo que es fajarse en la zona -lo ha tenido que hacer en pretemporada- y es una decisión y maniobra del todo solvente.

Más cuando el Araberri incorporó pocos días antes del comienzo de liga a Kyle Rowly, un jugador de 2'10, muy voluminoso y que en principio debía tener un duelo con Slezas del que podían saltar chispas.

Los galenos del equipo donostiarra harán todo los posible porque el báltico pueda, al menos, realizar la rueda de calentamiento antes de que el balón se tire al aire, pero Fisac era en la mañana de ayer muy pesimista.

En teoría la batería exterior del conjunto donostiarra está intacta, salvo la lesión de larga duración de Andrés Rico. Como si fuera un castillo de naipes, que Fisac tenga que utilizar a Pardina al 'cuatro' deriva en que la rotación exterior puede cambiar de hombres y de orden.

Hasta ahora Úriz ha aglutinado muchos minutos sobre la pista y el navarro está llamado a ser referente, guía y conductor del equipo donostiarra. Sus momentos de descanso -que los deberá tener- se suplirán o con Niang en la pista o bien con Xabi Oroz, reconvertido desde el puesto de escolta al base.

Caras nuevas en Gasteiz

Lasa, Skouen y Pino se repartirán los minutos en los dos puestos de alero y tendrán, además, la complicada misión de parar a Zaid Hearst, el escolta estadounidense de Araberri, quien tiene un enorme peligro en todas sus acciones.

De hecho, Hearst fue el máximo anotador del encuentro liguero que los gasteiztarras vencieron en su estreno ante el TAU Castelló. Anotó 21 puntos y aglutinó gran parte del juego ofensivo de los de Arturo Álvarez, también como se pudo ver en el encuentro de la Euskal Kopa jugado en Azpeitia.

Los vitorianos tendrán la importante baja del base Nondas Papantoniou al ser operado hace un par de días por la rotura del tabique nasal.

El que sí estará será Johnny Berhanemeskel procedente de Estonia donde jugó en el TLU/Kalev a un gran nivel destacando en la Baltic League. Este escolta promedió la pasada campaña 17,6 puntos, 4,3 rebotes y 2,1 asistencias en treinta minutos de juego. En el partido del estreno liguero se fue hasta los quince puntos, con tres triples sobre diez intentos.

Sobre el papel un choque igualado, donde las importantes bajas por ambos equipos pueden influenciar la forma de juego, sobre todo la del GBC. No veremos quizá dos mil personas en el Gasca, pero el que asista se llevará un buen recuerdo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate