Diario Vasco
Mike Carlson, en una acción del encuentro de ayer.
Mike Carlson, en una acción del encuentro de ayer. / LUSA

GIPUZKOA BASKET

El RETAbet.es vence al ritmo de Carlson y Úriz

  • Los de Fisac jugarán la final de la Euskal Kopa tras doblegar a un serio Zornotza en un excelente último cuarto

. El marcador final quizás no refleje el esfuerzo que tuvo que hacer el RETAbet.es para batir al Zornotza, un equipo de una división inferior y que durante gran parte del partido fue por delante en el marcador.

La prueba le debe venir muy bien a Porfi Fisac porque tuvo que ir encontrando poco a poco su momento. Qué quinteto situar en pista para poder expresar las ideas del técnico, y éste llegó en los últimos diez minutos de partido.

Dejó las riendas del encuentro a Ricardo Úriz y el papel de ejecutor a Carlson. En defensa, Oroz y Olaizola apretaron las líneas, controlaron el rebote y sumaron en los intangibles que la estadística no refleja.

Ellos cuatro, junto con el noruego Skouen, se encargaron de darle la vuelta al marcador, poner en ventaja al GBC y dejar el choque visto para sentencia en el último periodo. Quizá un castigo demasiado grande para el cuadro vizcaíno, que dejó una sensacional impresión en el polideportivo azpeitiarra.

Trece puntos para Mike Carlson en el periodo final fueron la puntilla para el Zornotza y el refrendo de que el GBC posee a uno de los mejores jugadores de la LEB. Una especie de Andy Panko de bolsillo. Amenaza desde fuera, tiene una gran mano, rápido para su altura y saca faltas con una facilidad pasmosa. Si su hombre es más pequeño, lo tortura en las letras. Si es más lento, pasa bloqueos para salir librado desde el triple. Una delicia para cualquier espectador sus 26 puntos, seis rebotes, dos tapones y nueve faltas forzadas.

Así se le dio la vuelta al marcador, con un Ricardo Úriz asumiendo más protagonismo en ataque pero siendo ese director que todo lo ve y a quien se puede fiar cualquier balón.

Del quinteto inicial, Slezas no tuvo su día, penalizado por las faltas, mientras que Pardina y Pino aportaron 19 puntos entre ambos aprovechando su conocimiento del juego y la calidad.

Hubo también oportunidad de ver en acción a Ndoye y Niang, por primera vez con la elástica del Gipuzkoa Basket. Ambos interpretaron su papel a la perfección. El interior atrapó cuatro rebotes en apenas tres minutos y medio. Su única canasta vino precisamente rebañando una pelota en aro vizcaíno. Sus larguísimos brazos son un incordio para cualquier pívot y aunque no taponó, ayer varió un par de lanzamientos.

Thierno Niang entró en el tercer cuarto y llevó las riendas del equipo durante cinco minutos. Se vio a un jugador explosivo, que a veces abusó demasiado del bote, pero que en un simple cambio de mano es capaz de sacar casi siempre ventaja. Apenas miró el aro y convirtió un tiro libre. Aún les queda mucho a los dos.

El choque estuvo igualado ya que las pérdidas que tuvo la escuadra donostiarra durante los tres primeros cuartos fueron una rémora, sobretodo comparando con el Zornotza. Los vizcaínos solo perdieron un balón, en los primeros veinte minutos y eso les mantuvo en partido. También el buen hacer de Greg Gantt, autor de 21 tantos, y que por momentos fue una tortura para la defensa donostiarra.

Sin final guipuzcoana

El Araberri acompañará al GBC en la final que se jugará hoy a las 12.00 horas, después de haber doblegado al Sammic Iraurgi por un apretado 65-70 en la segunda semifinal. Los gasteiztarras han ido en todo momento por delante en el luminoso y el buen hacer de Maiza, Guridi y Karena ha sido insuficiente.