Diario Vasco

GIPUZKOA BASKET

Un Gipuzkoa Basket en cuadro deja buenas vibraciones

El alero Sergi Pino penetra a canasta, ayer en Hondartza.
El alero Sergi Pino penetra a canasta, ayer en Hondartza. / FRAILE
  • Los de Fisac ganaron el amistoso frente al C.B. Clavijo por 18 puntos

Solo se trata de un amistoso pero el resultado, el juego y sobre todo la actitud de los jugadores del Gipuzkoa Basket dan para esbozar una sonrisa a sus seguidores y siembra de esperanza para el seguidor de cara a la temporada que empezará el próximo 2 de octubre.

Más allá de los guarismos en el luminoso, la sensación que dejó la escuadra de Porfirio Fisac fue buena. Se tuvo que sobreponer a la baja de Tautvydas Slezas -quien no actuó al arrastrar un proceso febril- y se presentó en el hondarribiarra polideportivo de Hondartza con tan solo nueve hombres, contando con el jugador del Easo, Urtxulutegi, y Skouen, a quien se le ha hecho un contrato de dos meses con el Gipuzkoa Basket.

El choque dejó buenos destellos de quienes no suelen atraer los focos habitualmente. Lander Lasa dio un clínic en el tiro con cinco dianas sobre seis intentos. Lo que le valió para ser el máximo anotador del choque con 21 tantos.

Otro de los que brilló fue Julen Olaizola, fajándose con jugadores más altos y que terminó con doce puntos y seis rebotes. Fue el único pívot puro de la plantilla donostiarra y su partido le debe servir para coger confianza.

Del resto, Úriz, sin anotar, demostró que puede ser un hombre básico en el libro de ruta de Fisac, mientras que Carlson, quien lanzó diecinueve veces a canasta, dejó una muy buena impresión.

El choque se rompió en el tercer cuarto, aunque hasta el descanso el GBC fue mejor. La efectividad desde el triple en los treinta primeros minutos fue clave, 10 de 25, al igual que la actividad en defensa, donde el GBC rayó a gran altura.