GIPUZCOA BASKET

La falta de un patrocinador pone en peligro el ascenso del Gipuzkoa Basket a la ACB

El consejo de administración del GBC en su última Junta de Accionistas. / SARA SANTOS
El consejo de administración del GBC en su última Junta de Accionistas. / SARA SANTOS

La premura de tiempo para reunir los requisitos juega en contra del club donostiarra, que buscará agotar todas las opciones para volver a la élite

RAÚL MELERO SAN SEBASTIÁN.

Las prisas no suelen ser buenas consejeras y el Gipuzkoa Basket lo está viviendo en sus propias carnes. El poco tiempo existente entre la ratificación de las condiciones para la inscripción y la fecha tope (este sábado) para hacer esta efectiva, se han convertido en el principal enemigo de la entidad presidida por Nekane Arzallus para cristalizar el ascenso conseguido en la cancha el pasado 21 de abril tras derrotar al Leyma Coruña.

El principal problema para el conjunto donostiarra es que la falta de un patrocinador principal pone en serio peligro las opciones de volver a la élite, ya que es una baza fundamental en el apartado de ingresos para la próxima campaña.

El Gipuzkoa Basket debe hacer frente a 2,4 millones de euros que se dividen en los 400.000 necesarios como valor de participación y los dos millones restantes que deben ser el presupuesto mínimo que solicita la Asociación de Clubes para tomar parte en la liga.

El GBC debe hacer frente al pago de 2,4 millones de euros para confirmar su inscripción en la liga

La primera cuota, que sería retornable en caso de descenso, pasará a ser retenida por parte de la ACB, con lo que los organizadores de la liga solicitan que sea una cantidad a la que tengan acceso. Ahí se inicia parte del problema para el conjunto guipuzcoano, aunque lo más grave es que no hay hasta este momento una concreción para que una firma pueda manchar la camiseta del Gipuzkoa Basket y aportar así un dinero vital para que la cuenta de resultados se ponga en color verde para ascender a la liga Endesa.

El valor del patrocinio

La búsqueda de un sponsor principal ha sido el gran caballo de batalla del Gipuzkoa Basket en los últimos años, resuelta hace dos temporadas con la llegada de RETA, quien subió el presupuesto del equipo de 2,6 millones en la temporada 14-15 a 3,2 en la campaña siguiente.

Hasta que la casa de apuestas con sede en Bilbao no llegó a la camiseta del GBC, solo dos firmas patrocinaron a la escuadra guipuzcoana, salvando a Datac quien lo hizo en los albores de su creación.

La constructora Bruesa fue la primera y la compañía de seguros Lagun Aro la segunda, quienes dieron absoluta estabilidad al proyecto y donde se consiguieron los mejores resultados deportivos del equipo en su andadura dentro de la ACB.

Salvo un primer descenso, peaje que tuvo que pagar el equipo en 2007, el conjunto donostiarra logró la permanencia sus siguiente tres temporadas y el colofón llegó con un quinto puesto y clasificación para los play-off y Copa del Rey en el año 2012. Todo ello con Bruesa y Lagun Aro como fieles compañeros de viaje que dotaban al equipo de un presupuesto notable, si bien es cierto que la situación económica era bien distinta a la que se ha vivido en los últimos años y fidelizó al equipo, club y afición.

Y en esas se encuentran ahora mismo los dirigentes del GBC para poder cuadrar las cuentas y hacer bueno el fantástico papel realizado este pasado año sobre la pista y que concluyó con un primer puesto al final de la liga regular una jornada antes de su conclusión.

La captación de ingresos por parte del GBC tiene varios puntos claros: las instituciones, que aportan un millón de euros; los abonos más el taquillaje; los derechos de televisión, que este año tienen un incremento notable; el merchandising y el club de empresas, que suele contribuir cada año con una cantidad importante. La suma de todos ellos parece insuficiente sin que un patrocinador aporte una cifra que apuntale los 2,4 millones de euros que son necesarios para la inscripción en la ACB, antes del sábado.

Los teléfonos en los responsables y consejo de administración del GBC no paran día y noche y son conscientes de que les falta un poco para poder retornar a la Liga Endesa. Mañana los dirigentes del GBC mantendrán una reunión de gran calado con representantes de la Diputación Foral de Guipuzkoa donde se pondrán encima de la mesa los avances en las gestiones del GBC. Por mucho que las condiciones de entrada en la liga sean más benévolas, hasta el último minuto no se va a poder saber si el GBC regresará a la considerada mejor liga del viejo continente.

Fotos

Vídeos