LA PRÓRROGA

Insultos a Piqué en Las Rozas

Insultos. Piqué, junto a los realistas Odriozola e Illarramendi, en el entrenamiento de ayer en Las Rozas. / EFE

Varios aficionados gritaron consignas y mostraron carteles contra el internacional en el entrenamiento de la selección absoluta en Madrid

SEAN MILLER

Gerard Piqué se ejercitó ayer con la selección absoluta tras un recibimiento hostil y 23 minutos sobre el césped acompañados de insultos desde la grada por aficionados que portaron pancartas en su contra y mostraron su deseo de que abandone inmediatamente la Roja. Nunca se había vivido un ambiente tan hostil contra un jugador en La Ciudad del Fútbol de Las Rozas. El seleccionador, Julen Lopetegui, mantuvo el entrenamiento a puerta abierta, el único de toda la semana, y numerosos aficionados acudieron para mostrar su repulsa a Piqué y pedirle que deje la selección.

«Piqué cabrón fuera de la selección» y «fuera, fuera», fueron los gritos que acompañaron desde la grada el momento en el que Piqué saltó al césped junto al resto de internacionales. Seguridad privada y ocho miembros de la Guardia Civil habían retirado alguna pancarta minutos antes, pero se vieron varias atacando al central catalán. Los insultos de la grada se encadenaron así como los cánticos. «No nos engañan, Cataluña es España», «Viva España» y «Viva la Guardia Civil», se repetían en un ambiente que solo cambiaba para ovacionar a Sergio Ramos o corear el nombre de Isco Alarcón.

Los internacionales barcelonistas, junto al realista Álvaro Odriozola, llegaron a la concentración cerca de la hora límite marcada por el cuerpo técnico, las 18.00, con permiso de Lopetegui. En una primera sesión suave por los recientes partidos jugados por los internacionales con sus clubes que no superó los 45 minutos para los que más carga pudieron asumir y 23 para los que jugaron ayer, como Piqué, Lopetegui no pudo contar con Pepe Reina, Isco y Aritz Aduriz, que realizaron una suave sesión en el interior de las instalaciones.

Tuiteó contra el Gobierno

Gerard Piqué llegó a la concentración a las 17.21 horas en una furgoneta que le trasladó desde el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas hasta Las Rozas, acompañado de Jordi Alba, Marc Bartra y Sergio Busquets. Sin querer hacer declaraciones a los numerosos medios de comunicación que lo esperaban, fue el último en bajarse con todos los focos apuntando hacia él, con rostro serio, que no cambió ante la broma de Busquets. «Piqué, ¿cómo llegas a la concentración?», preguntó un periodista. «Andando», respondió Busquets.

A la entrada de La Ciudad del Fútbol apenas había cinco aficionados con una bandera de España y un cartel que rezaba textualmente: «Catalán que no quiera ser español que se vaya de Cataluña España, pero por la pela si se apuntan, ejemplo Piqué».

Posteriormente, Piqué tuiteó desde la concentración de la Roja contra el Gobierno. «Han actuado con profesionalidad y de modo proporcional y proporcionado», escribió Piqué minutos después de llegar a su habitación en la residencia de La Ciudad del Fútbol, reproduciendo unas palabras de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en la defensa a la actuación policial en el 1-O. El texto de Piqué acompañaba un vídeo al que retuiteaba en el que se ve un furgón policial y a un policía disparando una pelota de goma contra unos ciudadanos.

Por su parte, el secretario de Estado para el Deporte, José Ramón Lete, también se refirió a la situación del defensa catalán en la concentración de la selección absoluta. «Respetamos la libertad de expresión de todo el mundo, también la de Piqué», aseguró Lete, que, en relación con las palabras del central barcelonista en las que éste puso su continuidad en el equipo a disposición del seleccionador, Julen Lopetegui, y de los miembros de la RFEF, indicó que eso es una competencia de la Federación «y ella tendrá que decidir lo que considere conveniente». Piqué vuelve a estar en el ojo del huracán, una vez más.

Fotos

Vídeos