Diario Vasco

Jugó en el Madrid y Barcelona pero sus mejores años, en Logroño

  • Lopetegi se formó en Zubieta y pronto llamó la atención del Real Madrid que lo fichó para su filial, el Castilla, en la 1985/86, donde jugó tres temporadas para ser cedido a Las Palmas en la 1988/89

Lopetegi se formó en Zubieta y pronto llamó la atención del Real Madrid que lo fichó para su filial, el Castilla, en la 1985/86, donde jugó tres temporadas para ser cedido a Las Palmas en la 1988/89. Regresó al Madrid durante dos cursos donde fue el tercer portero. Ese vacío de minutos provocó su traspaso al Logroñés, donde vivió sus mejores días con tres campañas muy buenas que le sirvieron para que Clemente le llamara para el Mundial de 1994.

El Barcelona se fijó en él. No tuvo suerte en las tres temporadas como blaugrana, lo que le llevó al Rayo, donde disputó 36 partidos hasta que colgó los guantes en 2002. Casi en ese mismo año, comenzó su aventura en los banquillos y fue el Rayo el que le dio la oportunidad.

Tras un paréntesis de cuatro años en los que ejerció de comentarista deportivo en televisión y fue nombrado máximo responsable de los ojeadores internacionales del Real Madrid, en 2008, volvió a los banquillos, para encargarse del filial del Madrid en Segunda B.

La llamada de la RFEF fue irrechazable y durante cuatro años, hasta su marcha al Oporto en 2014, hizo un buen trabajo y ganó dos Europeos, el sub 19 y sub 21. En Portugal tuvo mucha presión y fue destituido después de dirigir al equipo entre mayo de 2014 y enero de 2016.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate