FUTBOL

La rocambolesca historia de un arbitraje anunciado en Beasain y que fue en Irun

Pancarta en Loinaz en apoyo al euskera en el fútbol. / J.M. LÓPEZ
Pancarta en Loinaz en apoyo al euskera en el fútbol. / J.M. LÓPEZ

IMANOL LIZASOAIN BEASAIN.

Manuel Sarrión González estaba designado ayer para dirigir el encuentro entre el Beasain B y el Mondragón en el campo municipal de Loinaz. Curiosos y aficionados al fútbol se acercaron hasta el municipio guipuzcoano para presenciar dicho encuentro, envuelto en la polémica por el uso del euskera en los terrenos de juego. El colegiado andaluz, que hace unas semanas prohibió, presuntamente, el uso del euskera durante el encuentro entre el Idiazabal y Elgoibar, volvió ayer a vestirse de corto para arbitrar un encuentro de Regional Preferente. En días previos ya dirigió un par de partidos en categorías inferiores.

La sorpresa fue mayúscula cuando el delegado arbitral, encargado de supervisar todo aquello que gire en torno al colegiado, informó a los allí reunidos de que había ocurrido un error en la designación de árbitros de la jornada y que Manuel Sarrión no era el encargado de dirigir ese encuentro. Se encontraba en Irun arbitrando el Mariño-Santo Tomás Lizeoa en el campo Ugalde-Ventas. Los aficionados que se acercaron hasta Loinaz comenzaron a especular acerca de ese 'error'. «Se trata de un triquiñuela para alejar toda esta historia de los medios. Es un poco raro que justo en este partido y con este árbitro se haya producido ese fallo en la designación de árbitros», sostenía un beasaindarra que ha presenciado muchos minutos de fútbol en Loinaz.

Al colegiado andaluz le esperaba una pancarta a la entrada del campo que rezaba «Goierrin euskeraz! Kalean eta... futbolean ere bai!!!» (En el Goierri, en euskera. En la calle y en el fútbol también). El encuentro entre Beasain B y Mondragón acabó con victoria local (2-0) con doblete de Sarriegi. Fue la rocambolesca historia de un arbitraje en Loinaz que al fue en Irun.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos