Fútbol

«Racionero está donde tenía que haber estado hace 20 años», dice la familia de Aitor Zabaleta

Ignacio Racionero, a su llegada al juicio por la muerte de Aitor Zabaleta/EFE
Ignacio Racionero, a su llegada al juicio por la muerte de Aitor Zabaleta / EFE

La familia Zabaleta lamento que «esto no acaba. Desgraciadamente, no será la última víctima vinculada al fútbol»

M.A.

La noticia de que Ignacio Racionero, el ultra detenido como presunto autor del apuñalamiento de un aficionado del Atlético de Madrid, miembro también del grupo radical Frente Atlético, estuvo implicado en el asesinato de Aitor Zabaleta, confirmó la tesis que siempre ha sostenido la familia del seguidor de la Real Sociedad que en 1998 fue víctima de un navajazo mortal en los aledaños del Vicente Calderón: Ricardo Guerra, el único condenado a 17 años de cárcel, no actuó solo.

«En el juicio, la juez consideró que solo se pudo demostrar la culpabilidad de uno, pero hubo más gente implicada», recuerda a este periódico Xabier Zabaleta, hermano del llorado aficionado txuri-urdin. De hecho, el ahora encarcelado fue uno de los 20 imputados por aquel asesinato, y durante la investigación policial pasó once días en prisión.

En el juicio, el responsable policial de Violencia Urbana lo calificó como «el lugarteniente» que «siempre» acompañaba a Ricardo Guerra. Su causa, sin embargo, fue archivada por falta de pruebas que avalaran su participación en el asesinato. «Ahora está donde tenía que haber estado hace veinte años», afirma Xabier Zabaleta.

La familia Zabaleta no desea aparecer periódicamente en los medios de comunicación por este tipo de noticias. «Es que esto no acaba. Desgraciadamente, no será la última víctima vinculada al fútbol. Da pena, pero esta vez al menos la trifulca fue entre ellos mismos, miembros del Frente Atlético, que siempre ha hecho apología de la violencia. Lo que otras veces han hecho ellos, ahora les ha venido de vuelta».

Zabaleta aboga por que «la violencia debería ser erradicada. En otros deportes se critica más al que tiene un mal comportamiento, pero en el fútbol parece que todo vale, y los insultos y la falta de respeto están demasiado interiorizadas por la sociedad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos