Real Unión

Victoria agónica en el 90

Los de Irun han ganado tres de los cuatro primeros encuentros de liga

BORJA OLAZABAL

Este domingo estará todo el mundo pendiente del viento y de las olas en la Bandera de La Concha. Este sábado, en el Stadium Gal, también fue el viento el que decidió. El Real Unión hizo un mal partido y no mereció la victoria, pero una ráfaga de viento en el último minuto del encuentro le permitió a Orbegozo marcar el único gol del choque. Los tres puntos se quedaron en casa. Todo lo demás fue para olvidar.

Poco se les puede pedir a los jugadores del Real Unión cuando no se les da nada. Aunque los aficionados pueden pensar lo mismo. ¿Qué les vamos a dar si no nos ofrecen nada interesante? Es la pescadilla que se muerde la cola. Es el eterno debate: ¿qué fue primero? ¿El huevo o la gallina? Por una cosa o por otra, lo cierto es que desde minutos antes de que comenzara el partido en el Stadium Gal, no apetecía fútbol.

Los irundarras venían de dos duras derrotas, el 4-0 en Lezama y la eliminación copera en Calahorra, y el público dejó solo a un equipo que no le da alegrías. Cuando salían los jugadores al encharcado césped de Gal, solo había 64 personas en la grada. ¿Qué se puede esperar de un partido que empieza así? Los unionistas, cuando formaron en el centro del campo para el saludo con su rival, miraban a la grada como diciendo, «madre mía...».

A esta bomba explosiva solo le faltaba un ingrediente, que fueran los visitantes los que empezaran mandando. Así fue. No habían pasado tres minutos cuando el delantero Obieta ganó la espalda a la defensa unionista y se quedó solo ante Otaño, que sacó un buen pie para evitar el 0-1. Poco después se dio la misma situación, aunque la acción quedó invalidada por fuera de juego.

Desde fuera costaba entender cómo un equipo con jugadores de la talla y experiencia de Alonso, Martins o Juan Domínguez no estaba ni siquiera bien colocado sobre el terreno de juego y se veía superado por un bloque que si en algo no podía superar a los de Irun, era en saber estar.

Y con todo, y como esto es fútbol, los txuribeltz tuvieron una gran ocasión a la salida de un córner a la media hora de partido. Tras un par de rechaces el balón quedó muerto en el área pequeña y Aimar lo reventó, pero cuando se iba a colar en la portería, un defensa sacó la pelota bajo palos. Poco más hubo en los primeros 45 minutos y con el 0-0 se llegó al descanso.

Cambio de sistema

Poco cambió en el inicio de la segunda parte en lo que al guión del partido se refiere, por lo que Asier Santana decidió dar un pequeño giro de timón. Puso sobre el terreno de juego a Orbegozo y le hizo jugar junto a Galán en punta de ataque. Hacía mucho que no se veía al Real Unión jugar con dos arriba.

La idea parecía buena. Echar más madera a una máquina que no carburaba. Ayudarle a Galán con un hombre más corpulento y que se ocupara de las disputas. No se puede decir que las cosas cambiaran, pero lo cierto es que en un golpe de fortuna, Orbegozo consiguió marcar en el minuto noventa y darle la victoria a los de Irun.

El Haddadi realizó una gran jugada por la izquierda y centró. El balón se iba hacia el segundo palo, donde esperaba el portero, pero el viento paró la pelota y Orbegozo se adelantó al meta para cabecear a gol.

Con el 1-0 acabó el partido. No se puede aplaudir el choque que hicieron ayer los de Irun, pero han ganado tres de los cuatro primeros encuentros y eso está muy bien.

1 Real Unión

Otaño; Estrada, Aimar, Esnaola, Gayoso; Senar, Martins, Alonso (Llamas, 75’); Juan Domínguez (El Haddadi, 75’), Capelete (Orbegozo, 60’), Galán.

0 Vitoria

Cebriá; Cipetic, Diego, Moreno (Dieng, 90’), López; Ibargoien, Martín, Azkue, Ángel (Lara, 71’); Etxaburu, Obieta (Regis, 62’).

goles:
1-0, min. 90: Orbegozo
árbitro:
Sr. Hernández Lorenzo, del comité riojano. Amonestó a los locales Gayoso (m. 50), Orbegozo (m. 83). A los visitantes Obieta (m. 13).
incidencias
150 espectadores en el Stadium Gal. La peor entrada en un partido liguero en años.

Fotos

Vídeos