Segunda B

El Real Unión prolonga su bache

El Real Unión prolonga su bache
M. SALGUERO

FRANCISCO PRIETO

De mal en peor. Los fronterizos siguen sin pasar página en sus malos resultados y este domingo en Urbieta certificaron su dinámica negativa de las últimas semanas, con la octava derrota liguera del curso. Un único triunfo en las últimas ocho jornadas y solo cuatro puntos de los últimos 24. En Gernika, tal y como sucedió en el último partido ante el Arenas, un postrero gol, esta vez de Abaroa, arruinó al cuadro de Asier Santana, demasiado conformista, y una vez más lo acabó pagando caro en un partido en el que se mostraron las rachas opuestas por la que transitan ambos contendientes.

Asier Santana optó por realizar dos modificaciones en el once inicial que planteó en su visita a Gernika. Entrabar Rodellar y Galán en detrimento del ausente Urquizu y Galloso, este último esperando su oportunidad en el banquillo. El técnico no varió en exceso su esquema habitual, con un 4-2-3-1 con Sagastibeltza como lateral zurdo.

Los fronterizos llevaron el control en el inicio de choque de forma tan clara como insulsa ante un Gernika bien asentado y sin fisuras. La primera oportunidad aconteció a favor de los locales, cuando en el minuto 11 un libre directo de Gorka Larrucea se marchó por poco por encima del larguero de la meta de Otaño. Los vizcaínos adelantaron poco a poco las líneas en un partido trabado y de escasas aproximaciones.

Cumplido el ecuador de la primera mitad, un lanzamiento lejano de Madrazo que obligó al cancerbero a enviar el balón a córner tras tocas en Juan Dominguez. En ese saque de esquina, el balón se paseó por línea de gol sin que nadie pudiera rematarlo ni despejarlo.

Ese susto obligó a los guipuzcoanos a volver a enfriar la contienda. El primer y único remate visitante en la primera mitad resultó una falta directa de Mikel Alonso a la que respondió con acierto Diego Carrio. Eso aconteció cerca de la media hora de juego y, a partir de ese momento, los locales comenzaron a generar más peligro. Un chut de Txema Pan se marchó rozando el larguero y Otaño se lució a renglón seguido a disparo intencionado de Madrazo. Y es que, aunque el marcador no se movió, al Real Unión le tocó sufrir en los instantes anteriores al descanso.

Caída libre

Nada más comenzar la reanudación, Madrazo perdonó un claro mano a mano que quizás hubiera cambiado el curso de los acontecimientos. Los fronterizos supieron rehacerse con algunos ataques de El Hadaddi por la derecha y un balón más en campo contrario. Con un cierto control de los rechaces, los de Asier Santana se sentían relativamente cómodos.

Txema Pan despertó a los aficionados del letargo con un disparo desde la media luna. Su intento se estrelló en el travesaño. Por su parte, el Real Unión ya en el minuto 78 gozó de sus dos únicas oportunidades claras del segundo periodo, pero Ekhi con la testa y El Hadaddi con el pie, con remates demasiado centrados, posibilitaron las buenas intervenciones del cancerbero. Y, cuando el 0-0 parecía inevitable, un cabezazo desde la frontal de Abaroa ajustado al poste, puso el único gol de la tarde y la decepción de un Real Unión en caída libre.

1 Gernika

Diego Carrio, Kevin, Murgoitio, Oti, Carracedo, Torre, Enzi, Gorka Larrucea, Txema Pan (Pradera, min. 73), Etxabe (Abaroa, min. 73), Madrazo (Barrón, min. 85).

0 Real Unión

Otaño, Estrada, Sagastibeltza, Ekhi Senar, Esnaola, El Haddadi, Alonso, Rodellar, Galán, Juan Domínguez, Orbegozo.

GOLES
(1-0) min. 89, Abaroa
ÁRBITRO
Sr. Fernández Pérez (Asturias). Amonestó por parte local a Oti y Barrón. Por parte visitante a Mikel Alonso.
INCIDENCIAS
Urbieta. 800 espectadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos