Fútbol | Segunda B

Problemas de verdad en Irun

Problemas de verdad en Irun

El Real Unión ha perdido 1-3 ante el Racing de Santander y cae al puesto de promoción de descenso

BORJA OLAZABAL

El final de la primera vuelta ha sido nefasto para el Real Unión, que ha llegado al ecuador de la competición tras siete partidos sin ganar, en los que solo ha podido sumar un punto y ha cosechado seis derrotas. La última, la de este domingo en el Stadium Gal contra el Racing de Santander. Los unionistas no han dado una mala imagen. Se podría decir que se les ha visto cosas interesantes. Pero su endeblez defensiva les ha vuelto a condenar. Los cántabros han ganado 1-3 y dejan a los de Irun en una situación más que comprometida. Y es que el Real Unión llega al parón quinto por la cola. En el puesto de promoción de descenso. Cuidado.

Ya había debutado José Luis Ribera como técnico unionista la semana pasada en Mareo en la derrota ante el Sporting B, pero este domingo se ha presentado ante su nuevo público. Lo ha hecho enseñando lo que quiere de su equipo y mostrando que es de esos entrenadores a los que no le importa modificar su idea inicial si ve que su equipo no está funcionando.

1 Real Unión

Otaño; Aimar, Ekhi, Urkizu; Estrada, Rodellar, Juan Domínguez, Alonso (Martins, 83’), Capelete (Letamendia, 70’); El Haddadi (Hernáez, 63), Galán.

3 Racing de Santander

Crespo; Córcoles, Gandara, De la Fuente, Castañeda; Fernández (Rivero, 83’), Granero, Ruiz, Heber (Badiola, 80’); Aquino, Juanjo (Díaz, 65’)

goles
0-1, min. 10: Granero; 1-1, min. 43: Galán; 1-2, min. 51: Ruiz; 1-3, min. 53: Fernández.
árbitro
Sr. Galech Apezteguia, del comité navarro. Amonestó a los locales Urkizu (m. 20), Juan Domínguez (m. 27). A los visitantes Córcoles (m. 39)
incidencias
600 espectadores en el Stadium Gal. Unos 50 aficionados del Racing.

No han entrado mal los irundarras al partido, al menos, parecía que habían recuperado esa intensidad que llevaba tiempo sin aparecer por el Stadium Gal. Y con eso basta para que el público empiece a cogerle cierto cariño a los suyos. Para que los aficionados vuelvan a aplaudir a los suyos. Este domingo ha habido aplausos, por fin.

Pero cuando las cosas van mal, con poco te pueden hacer gol. Y eso es lo que ha pasado esta tarde. Tras diez minutos en los que los de Irun habían conseguido tener la pelota, los cántabros han hilado una buena jugada y se han puesto por delante en su primer acercamiento al área. Granero se ha levantado por encima de la defensa para cabecear un centro desde la derecha y poner el 0-1 en el marcador.

El gol ha desmontado a los de Irun, que han quedado a merced de un Racing que ha empezado a llegar con demasiada frecuencia a las inmediaciones del área unionista y ha estado muy cerca de ampliar su ventaja. En el minuto treinta otro centro a punto ha estado de acabar en gol. El balón desde la izquierda lo ha tocado Aquino a un metro de la portería, pero Otaño ha estado bien de reflejos y ha conseguido despejar la pelota.

Cambio de sistema

Ribera había dibujado un esquema con tres centrales y dos carrileros, tres hombres en el centro del campo y dos hombres arriba, pero viendo que el Racing se estaba encontrando demasiado cómodo sobre el verde, ha decidido cambiar. Ha colocado una línea de cuatro atrás, con un pivote por delante, otra línea de cuatro y un delantero.

El cambio ha funcionado y los de Irun han conseguido empatar antes del descanso. Una rápida combinación ha acabado con la pelota en banda derecha, donde ha controlado El Haddadi. El extremo ha driblado a su par y se ha metido en el área para ceder a Galán, que con un gran control se ha zafado del central y se ha quedado solo para marcar el 1-1.

Con ese resultado y con buenas sensaciones se ha llegado al descanso, pero lo que ha pasado en el inicio de la segunda mitad ha sido algo que ni el más pesimista podía haber imaginado. Los irundarras han conseguido mantener la tendencia del choque a la vuelta de los vestuarios. Estaban siendo mejores en los primeros minutos de la reanudación. Llegaban fácil por banda.

Pero en un abrir y cerrar de ojos el partido ha cambiado. Durante esta primera vuelta el Real Unión ha tenido problemas de cara a gol, pero si en algo ha fallado, ha sido en labores defensivas. Este domingo ha vuelto a pasar. Los de Irun se han ablandado en dos minutos y han recibido dos goles. Los dos parecidos. Robo en el centro y un jugador que conduce sin oposición hasta el área y acaba marcando.

El 1-2 ha llegado en el minuto 51 de partido y lo ha marcado Ruiz, que ha conseguido plantarse solo ante Otaño. Y el 1-3 en el 53. Fernández se ha llevado la pelota en la medular, ha recorrido sin oposición veinte metros y se ha sacado un potente disparo que se ha colado por toda la escuadra.

No ha habido nada más. La ligera mejoría no oculta el drama que se vive en Irun.

«Tenemos que evitar que nos metan tantos goles»

José Luis Ribera ha comentado al término del encuentro que «estamos fastidiados porque teníamos mucha ilusión puesta en este partido pero no ha podido ser y ahora nos vamos de vacaciones y vamos a tener mucho tiempo para digerir esto».El técnico ha hablado de los goles recibidos y ha apuntado que «me molesta mucho que nos hayan metido goles como los que nos han metido porque creo que podíamos haber hecho más para evitarlos. Y, además, han llegado en un momento del partido en el que creo que estábamos bien». Preguntado por la situación en la que se queda el equipo tras la derrota, no ha escondido que «el momento clasificatorio es complicado, pero creo que el equipo está vivo. Tenemos que corregir algunas situaciones, evitar que nos metan tantos goles, pero hemos hecho cosas bien».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos