Segunda B

Osasuna rompe la racha del Real Unión

Una jugada del partido/Jesús M. Garzarón
Una jugada del partido / Jesús M. Garzarón

Los irundarras caen por la mínima en Tajonar

OPTA

No todas las semanas iban a poder ser alegres para el Real Unión, que este sábado cayó por la mínima en su visita a Osasuna Promesas. Jugar en el mejor momento de la temporada contra un equipo que está en puestos de descenso apuntaba a triunfo unionista, pero los rojillos se quieren agarrar a la categoría y le pegaron un buen disgusto al cuadro txuribeltz. Y todo esto tras un error de uno de los jugadores más regulares del equipo de Irun, el portero Ignacio Otaño, que falló en un balón aéreo. Circunstancia que fue aprovechada por Díaz para marcar el único gol del encuentro, el 1-0.

Y eso que el partido comenzó con un Real Unión dominador, que superaba sin problemas el frágil centro del campo del filial rojillo. La posesión fue unionista durante los diez primeros minutos, pero el control de balón no se transformaba en ocasiones de gol. Los unionistas estaban madurando bien el choque hasta que el centrocampista rojillo Luis Perea tomó el mando y provocó que el filial dejara de sufrir y se hiciera con la manija.

1 Osasuna B

Gonzi; Hualde, Fernández, Albisu, Endika; Perea; Jaime Dios (Iván Martínez, m.88), Otegui (Moncayola, m.92), Miguel Díaz, Javi Martínez; Domingo (Barbero, m.77).

0 Real Unión

Otaño; Urkizu (Garcés. m.83), Azkoiti, Esnaola, Gayoso; Ekhi, Mikel Alonso (Letamendia, m.57), Juan Domínguez; Capelete (Rodellar, m.72), El Haddadi, Llamas.

Gol
1-0, min.43: Miguel Díaz
Árbitro
Hernández Lorenzo, del comité riojano. Amonestó a los locales Domingo (m.4), Javi Martínez (m.51) y Endika (m.83). Y por el Real Unión a Ekhi (m.68).
Incidencias
300 espectadores en las instalaciones de Tajonar.

Osasuna Promesas empezó a acercarse al área unionista con bastante frecuencia y a disponer de ocasiones para marcar. La primera llegó tras un centro de Jaime, que remató Domingo en el segundo palo. El balón se colaba en la portería, pero Otaño salvó con una gran estirada. El delantero osasunista volvió a avisar con un disparo cruzado que se marchó desviado.

Final a una racha de siete jornadas seguidas sin perder

El Real Unión no podía llegar mejor al partido de ayer contra Osasuna Promesas en Tajonar. Los hombres de José Luis Ribera llevaban siete jornadas sin perder, en las que habían conseguido cuatro victorias y tres empates, pero ayer no pudieron contra el filial rojillo. Tras haberse impuesto a Bilbao Athletic, Vitoria, Burgos y Lealtad y haber empatado contra Barakaldo, Amorebieta y Caudal, los irundarras cayeron en la ciudad deportiva del equipo navarro.

Con esta derrota el Real Unión se queda en la zona templada de la clasificación, con 36 puntos, y pensando en intentar llegar cuanto antes a los 42 para asegurar la permanencia.

En la próxima jornada los de Irun recibirán en el Stadium Gal, al Tudelano, contra el que perdieron 3-0 en la primera vuelta.

El dominio local se vio interrumpido con un par de buenas salidas a la contra del Real Unión, que encontró en Capelete y Llamas sus dos mejores armas. De hecho, una volea de Llamas se convirtió en la mejor ocasión del cuadro txuribeltz, pero el lanzamiento se fue rozando el poste de la portería de Osasuna.

Este paréntesis en forma de ocasión unionista no cambio el sino que estaba tomando el encuentro y, antes del descanso, el filial navarro consiguió adelantarse en el marcador. Un gol de los llamados psicológicos.

Error unionista

Un balón al área en el minuto 43 del encuentro terminó en golpe para los de Irun. Otaño, al que no se le recuerda ningún error grave en los dos años que lleva en Irun, no pudo atrapar un balón que parecía sencilla y dejó el tanto en bandeja a Miguel Díaz a dos minutos de que finalizara la primera parte. El jugador local no desaprovechó el regalo y puso el 1-0 en el marcador.

Con este resultado se llegó al descanso y, durante toda la segunda parte, el Real Unión estuvo buscando el empate. Sin embargo, apenas inquietó a Gonzi, que se mostró muy seguro en cada acometida unionista. El técnico José Luis Ribera intentó que su equipo reaccionara colocando solo a tres jugadores atrás y poniendo dos puntas, pero no surtió efecto.

Osasuna Promesas dio un paso atrás, cerró líneas como pudo y acabó el partido embotellado, pero consiguió mantener el 1-0. Derrota inesperada para los de Irun.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos