Fútbol | Segunda B

Juan Domínguez: «Quiero que mi equipo defienda y trate bien el balón»

Juan Domínguez, en la plaza San Juan de Irun./F. DE LA HERA
Juan Domínguez, en la plaza San Juan de Irun. / F. DE LA HERA
Entrenador del Real Unión

El donostiarra no tiene experiencia en los banquillos, pero conoce a la perfección el vestuario y la Segunda B

Borja Olazabal
BORJA OLAZABALIRUN.

Juan Domínguez no se lo esperaba. Tenía pensado seguir jugando a fútbol en el Real Unión, igual que en las seis últimas temporadas, pero Eneko Romo, el secretario técnico del club, le puso sobre la mesa otro ofrecimiento. Ser el técnico del conjunto irundarra. Juan, que tiene el título de entrenador nacional y es licenciado en IVEF, se lo pensó y acabó aceptando el desafío.

- ¿Cómo lo está llevando?

- Están siendo días apasionantes. Mucha gente me está felicitando y me estoy dando cuenta del sitio en el que he caído. Estoy asimilando el cambio y el reto que tengo por delante. Seguro que hay de todo y hay gente que no lo ve y piensa que la apuesta es arriesgada, pero otros pensarán que sí estoy preparado y conociendo la casa como la conozco, que soy una buena opción. El tiempo dirá, pero yo estoy con mucha ilusión.

- El cambio cuando vuelva al vestuario va a ser grande. De ser uno más, pasa a ser el jefe...

- Nunca he tenido grandes problemas con mis compañeros y en Irun, menos. Me llevaba muy bien con todos, así que en ese aspecto, no voy a tener ningún problema. Igual a alguno no le ha gustado mi nombramiento, pero la sensación que tengo es que todos están contentos y que me van a apoyar. Cuando a alguno no le ponga se enfadará conmigo, pero esto son cosas del fútbol.

- ¿Ya se ha imaginado el primer día de trabajo?

- Intentaré ser yo mismo. Afrontaré la primera charla con naturalidad. Daré la bienvenida a los nuevos e intentaré que todos se suban al barco de la ilusión.

- Conocemos al Juan jugador, pero ¿cómo será el entrenador?

- Tengo claro qué entrenador quiero ser, lo que quiero hacer y lo que quiero transmitir con mi equipo. Intentaré que todos estén contentos y que vengan a disfrutar a cada entrenamiento. Con eso tendremos mucho ganado. Y luego, intentar ganar cada partido siendo un equipo ambicioso, valiente y atrevido. Quiero que el Real Unión lleve la iniciativa cuando tiene el balón y cuando no lo tiene. Plantear cosas y no esperar a lo que hace el rival.

- Por lo que dice, ¿vamos a ver un Real Unión de mucho toque?

- Quiero que mi equipo trate bien el balón, pero también quiero que defienda bien. Y no me voy a agarrar a un dibujo táctico porque la Segunda B marca mucho. No tanto los rivales, sino los campos. En Primera y en Segunda todos tienen las mismas medidas y la hierba está igual, pero eso en Segunda B no pasa. No es lo mismo jugar en Estella o en Anduva. Por ello, estamos buscando jugadores que se puedan adaptar a todos los campos y eso también provoca que para según qué campo, habrá que cambiar los sistemas.

«Buscamos jugadores polivalentes porque los campos en Segunda B son muy diferentes»

- ¿Y en el trato con los jugadores? Usted es un tipo simpático...

- En la historia del fútbol se ha demostrado que no hay una fórmula mágica. Hay entrenadores autoritarios que han conseguido resultados, pero también otros más cercanos y dialogantes. Han ganado equipos muy ofensivos y muy defensivos. Hay muchos caminos y depende mucho del grupo de jugadores que cada uno tiene. Quiero ser un entrenador normal, que no se complique mucho.

- Después de un mal año del equipo, ¿qué retos se marca?

- Los últimos años han sido duros y lo que ha buscado el club, no solo con mi nombramiento sino con la plantilla que se quiere confeccionar, es renovar mucho la cara del equipo para volver a ilusionar a la gente.

- ¿Es pronto para fijar objetivos?

- El objetivo que tengo es ganar el primer amistoso. Hay que ir partido a partido y no mirar a largo plazo. El éxito va a estar en el día a día. Estaremos más cerca si disfrutamos de cada partido y cada entrenamiento. Lógicamente, me haría mucha ilusión vivir de nuevo días bonitos en Irun. Yo siento el Real Unión como mi casa y ver Gal lleno o, volver a subir al ayuntamiento... ¡ni te cuento!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos