Diario Vasco

LIGA SEGUNDA-B

El Unión se coloca segundo tras empatar en Getxo

La defensa del Unión no llega a despejar este balón en el partido de ayer en Gobela.
La defensa del Unión no llega a despejar este balón en el partido de ayer en Gobela. / MIREYA LÓPEZ
  • Los de Asier Santana gozaron de multitud de ocasiones en la primera mitad, pero no estuvieron acertados en los metros finales

El Real Unión sigue de dulce y, en el día de ayer, sumó su séptimo empate de la temporada. El conjunto unionista exhibió dos caras frente al equipo de los de Bolo. Una primera en la que dominó con solvencia y tuvo ocasiones para adelantarse en el marcado. Y una segunda parte en el que el conjunto de Asier Santana se echó atrás dando pie a que los vizcaínos se volcasen sobre su portería. Pero la solidez defensiva de los irundarras les valió un punto.

Tras este quinto empate a domicilio de esta temporada, el primero sin goles, el Real Unión asciende al segundo puesto de la clasificación y se coloca con 28 en su haber, a cinco del liderato en posesión del Albacete que venció al Toledo por 0-6.

El Real Unión arribó en Gobela con la vitola de venir con tres victorias consecutivas. Los fronterizos además se erigían como bestia negra del Arenas, ya que es el único en ganarle todos los puntos la temporada pasada. Su solidez defensiva, con solo diez goles en 15 partidos y dos derrotas (las dos por 1-0), se convertía en una de sus mejores armas siendo el único equipo que no había perdido ningún derbi vasco.

Asier Santana, el técnico irundarra, metió tres cambios en el once inicial con respecto al partido frente al Sestao River la jornada pasada. Volvieron a la titularidad Azkoiti, Mujika y Ozkoidi. El choque comenzó con minutos de tanteo entre ambos equipos pero, poco a poco, el conjunto irundarra asumió el mando de las operaciones y avisó de sus intenciones con una jugada de siete toques que finalizó con un disparo de Eizmendi que Company rechazó con los puños. El Arenas contrarrestó el fútbol de toque con internadas por las bandas y balones largos, pero la seguridad en la retaguardia guipuzcoana cortó de raíz cualquier atisbo de peligro.

Antes de la media hora de juego, los de Asier Santana botaron dos saques de esquina. En el segundo de ellos, y en segunda jugada, Ozkoidi se adentró en el área, recortó varios defensas pero su lanzamiento fue desviado a córner entre un defensa y un portero. El primer acercamiento del conjunto local entre los tres palos fue en el minuto 36 cuando el delantero madrileño Dani López lanzó desde más allá del área grande pero Otaño, bien situado y atentó, atrapó el balón abajo. Este primer remate hizo despertar al equipo vizcaíno que intentó pegar un arreón final controlando el esférico y, de nuevo, Txopi volvió a probar suerte desde la frontal.

El Arenas se vuelca en ataque

La segunda mitad fue todo lo contrario. El Arenas salió enchufado. Los locales lo intentarían a la hora de partido, Dani López servía a Aitor Ramos pero Otaño atento se adelantó al delantero bermeano. Asier Santana, entrenador irundarra, vio al equipo muy atrás y rápidamente comenzó a mover el banquillo dando entrada a Hernáez por Eizmendi colocándose el primero como delantero desplazando a Mujika a la izquierda. A pesar de las sustituciones, el Real Unión no fue el de la primera mitad. Dejó hacer a un voluntarioso Arenas de Getxo. Le convino a los visitantes que, bien plantados y confiados en la mala puntería local, no tuvo problemas para sumar un punto en la tarde de ayer.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate