Diario Vasco
Alain Eizmendi trata de controlar el balón ante la presión de un oponente vizcaíno.
Alain Eizmendi trata de controlar el balón ante la presión de un oponente vizcaíno. / FERNANDO GÓMEZ

fútbol | segunda b

El colista le saca los colores al Real Unión

  • El conjunto irundarra, que se presentó en Zamudio con solo catorce jugadores, no pasó del empate ante el último clasificado de la categoría

El Real Unión no está haciendo una mala temporada, pero ayer tuvo su peor tarde. Los irundarras no fueron capaces de superar al colista, el Zamudio, y acumularon su tercera jornada sin ganar. Lo peor fue que, tras el descanso, el equipo no consiguió mostrarse superior a un conjunto que solo ha ganado un partido y que ha recibido veintiocho goles. Los de Irun se quedan en la mitad de la tabla.

Dos rápidas internadas de Alday, el extremo del Zamudio, hicieron temblar los cimientos del Real Unión, pero en cuanto pasaron unos minutos el partido se estabilizó y los irundarras empezaron a dominar sin problemas al colista del grupo segundo de la Segunda B. Los vizcaínos amontonaban jugadores en su campo y los irundarras movían la pelota de un lado a otro para intentar abrir huecos. Lo conseguían.

La primera ocasión clara llegó para el minuto nueve, cuando una buena triangulación unionista acabó con un disparo de Eizmendi al lateral de la red. Luego lo intentó Mikel Alonso de falta directa. El balón tomó buena dirección, pero el portero local, Barandiaran, se lució con una palomita para evitar el gol. Y en la siguiente jugada fue Mujika el que tuvo su oportunidad, pero su intento de pase de la muerte fue evitado por la defensa.

El Real Unión estaba consiguiendo encontrar huecos en al defensa del Zamudio. Estaba consiguiendo generar ocasiones de peligro. Pero en el fútbol, todo esto, de poco vale si no llega el gol. Y tampoco vale si el gol, como el que marcó Juan Domínguez en el minuto treinta, es anulado por fuera de juego.

Sin control

Tras el paso por los vestuarios desapareció el dominio del conjunto irundarra. Desapareció el Real Unión. No es que dejara de llegar a las inmediaciones del área rival, pero dejó de tener autoridad sobre el terreno de juego. El equipo se rompió y eso le dio alas a los locales, que convirtieron el choque en un toma y daca que les favorecía.

Y en una de esas salidas rápidas que estaban consiguiendo los locales, llegó el 1-0. Garmendia encontró una autopista en banda izquierda, colocó el balón en el área pequeña y Alday metió el pie para poner por delante a los suyos.

Quedaban veinte minutos para el final y pasaron muchas cosas. La más importante, que el Real Unión consiguió empatar. Juan Domínguez puso el balón en el área desde la frontal, la defensa del Zamudio salió y Ekhi, llegando desde atrás, se quedó solo para controlar y marcar.

Solo faltaban cuatro minutos y hubo una para cada equipo. Los locales tiraron una falta fuera por poco y el unionista Hernáez, solo ante el portero en el 91, se llenó de balón y lo mandó a las nubes.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate