Diario Vasco

SEGUNDA B

El Unión sufre su primera derrota

El lateral Iñaki Urkizu se interna en el área en un partido disputado en Gal esta temporada.
El lateral Iñaki Urkizu se interna en el área en un partido disputado en Gal esta temporada. / FLOREN PORTU
  • Un gol de los madrileños al cuarto de hora del choque fue demasiada rémora para los irundarras que ejercieron un domino estéril

  • Los de Santana cayeron en Fuenlabrada y se mantienen con trece puntos en la zona noble de la tabla

El Real Unión perdió por la mínima en Fuenlabrada merced al solitario tanto de Dioni al cuarto de hora de partido. Dicen los cánones que por mucho talento y calidad que tengas en el terreno de juego al fútbol se juega corriendo. Y esa frase es buen resumen para el partido que desplegó el Fuenlabrada en el Fernando Torres. El Unión se vio pronto por debajo en el marcador y a pesar de intentarlo y controlar la posesión, fue incapaz de tan siquiera igualar el luminoso durante los noventa minutos.

El conjunto irundarra no había conocido la derrota todavía en esta temporada y es un equipo que gusta no solo del dominio del balón sino también de jugar con bandas muy rápidas. Sin embargo, poco de eso se vio en el Torres. Los de Visnjic salieron con un 4-4-2 con Rubén Sanz y Milla llevando la manija. Ambos se sintieron muy cómodos en esas responsabilidades y fueron la voz cantante de un conjunto que interpretó un monólogo durante la primera media hora de juego.

El Fuenlabrada salió con una idea muy clara. Intensidad en la presión y unas líneas muy adelantadas. Los primeros defensas del Fuenla eran Dioni y Cristobal que presionaban la salida del balón de los guipuzcoanos desde la defensa. Con líneas muy juntas las réplicas las daban rápidamente Rubén Sanz y Milla. El equipo txuribeltz estaba muy incómodo y con constantes pérdidas de balón. El extremo madrileño Borja era un torbellino por la derecha que recuperaba y centraba. Buscaba y encontraba al delantero Dioni constantemente. Anuarbe, mientras tanto, le hacía las coberturas muy bien por esa banda donde el Fuenla percutía perfectamente.

En el minuto 15 llegaba el único gol del encuentro en un balón que le llegaba a Dioni desde la frontal y ante los dos centrales protegía el cuero y con disparo seco besando el palo lo mandaba al fondo de la red. Gol de 'killer' que abría el marcador en el campo madrileño.

Posesión estéril

Ante la presión asfixiante del Fuenla los de Santana solo conseguían llegar por jugada de estrategia: de córner o de falta. La ocasión más clara que tuvieron los visitantes recayó en las botas de Galán en un lanzamiento de falta que obligó a volar a Isma Gil para mandarla a córner. La presión del Fuenla permitía robar balones y generar ocasiones por ambas bandas y con líneas muy adelantadas. Abel y Borja eran cuchillos y Urkizu o Gorosabel sufrían mucho para frenarles. Los madrileños apenas cometieron un error defensivo en el 44 que permitió una contra sin consecuencia por parte del Real Unión.

En la reanudación el conjunto vasco conseguía controlar la posesión con Esnaola, Mikel Alonso y Rodellar. Una posesión estéril y horizontal ya que el Fuenlabrada no sufría. Con las líneas muy juntas, un equipo que no se rompía y empezó el festival de ocasiones azulonas: Dioni al larguero, Otaño sacó sendos balones a Cristobal y a Abel, Pavón por encima del larguero tras un córner, Carlos Álvarez de vaselina. Pero el Fuenlabrada no mató y al final sufrió para llevarse los tres puntos del Fernando Torres.

El conjunto fronterizo encerró a los del Sur de Madrid en su campo. Pero cierto es también que al guardameta local, Isma Gil, se le vio bastante poco en la segundo parte ya que el Unión solo tiró una vez entre los tres palos. Carlos Álvarez se quedó solo en ataque en el último cuarto de hora y tuvo sendas ocasiones de aumentar el marcador. Al final 1-0 para los fuenlabreños. Justa victoria y un mes sin conocer la derrota el equipo de Visnjic que da muestras de crecimiento.

Fuera de promoción

Tras el pitido final se confirmó ayer la primera derrota de la temporada para el Real Unión con Asier Santana en el banquillo. En las siete jornadas previas, los guipuzcoanos habían cosechado tres victorias en Gal ante el Real Madrid Castilla (1-0), Amorebieta (1-0) y Leioa (2-1), y un empate frente al Albacete (0-0). En sus tres duelos como visitante, si bien no había conseguido aún sumar los tres puntos, no habían regresado a Irun, hasta ayer, con las manos vacías en sus visitas al Mensajero (1-1), Sanse (1-1) y Gernika (2-2).

Este primer tropiezo de la temporada saca al Unión de los puestos de promoción, y les coloca en octava posición a solo un punto del cuarto clasificado, el Arenas, y a tres del nuevo líder, el Toledo. La zona noble en la que se ubican los guipuzcoanos se encuentra muy comprimida ya que desde el tercer clasificado, el Bilbao Athletic con catorce puntos, hasta el verdugo de ayer de los irundarras, el Fuenlabrada, con once puntos en la decimotercera posición, tan solo separan tres puntos.

El Real Unión volverá la semana que viene a jugar en casa donde solo ha dejado escapar dos puntos y han recibido un gol en contra en los cuatro encuentros previos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate