Diario Vasco

segunda b

Un empate que sabe a poco

fotogalería

Tena, portero del Real Unión, se hace con un centro, presionado por dos jugadores del Albacete. / F. DE LA HERA

  • El Real Unión suma un punto ante el Albacete a pesar de jugar media hora con uno menos

Un punto en casa suele saber a poco, pero ayer al menos quedó la sensación de que el tan temido Albacete no es más que el Real Unión. Los irundarras pusieron el juego y los manchegos quisieron jugar a otra cosa. Solo con la expulsión de Aimar bajó enteros el cuadro local, que acabó sumando un punto.

El comienzo del partido del Real Unión fue eléctrico. Quiso ser más que el Albacete y lo fue. Y es que no hay nada mejor que dar el primer golpe, al menos el primer susto, para que tu rival no se crezca. El único problema es que las ocasiones claras hay que marcarlas.

Corría el minuto tres cuando los irundarras dispusieron de un córner a su favor. Ozkoidi lo sacó, Azkoiti lo prolongó y la pelota le cayó en el segundo palo a Jorge Galán. El mejor goleador unionista casi siempre da en el blanco, pero ayer su disparo se encontró con el portero.

No tan clara, pero también buena, fue la ocasión que tuvo Juan Domínguez poco después. Una buena jugada por banda izquierda acabó con un centro de Urkizu, pero Juan no conectó bien con el balón.

Los txuribeltz funcionaban en ataque y también en defensa. El juego del Albacete estaba siendo más que intermitente, pero los manchegos demostraron saber cómo tratar el esférico. Eso sí, sus largas posesiones acababan en nada ante el buen planteamiento defensivo de los de Asier Santana.

El primer tiempo llegó a su fin no sin antes poder contar otra buena acción ofensiva de los irundarras. Mikel Alonso pisó área con el balón y lanzó a portería, pero el portero Nadal le dio buena respuesta a su lanzamiento y al posterior rechace de Eizmendi.

La titularidad de Eizmendi fue una sorpresa, ya que solo lleva dos semanas entrenando con el equipo y ayer debutaba como unionista. También sorprendió ver a Ekhi repetir en el centro del campo. No porque su rendimiento no sea bueno, que lo es, si no porque su participación relega a Rodellar al banquillo, un fijo en los dos últims cursos.

Con el resultado con el que empezó el partido se llegó al tiempo de descanso. Los irundarras estaban mereciendo más y la segunda parte empezó con guión similar al que se estaba viendo, pero todo cambió cuando al árbitro le dio por actuar.

Roja a Aimar

Aimar Sagastibeltza intentó cortar un balón en largo en la zona de tres cuartos del ataque rival, el delantero se le adelantó y le golpeó en el costado. La falta fue clara y la amarilla también, pero el colegiado tomó una incomprensible decisión y expulsó al central. Quedaba casi media hora de partido.

Santana tuvo que recomponer el equipo, bajó a Ekhi al centro de la zaga y cambió el 4-3-3 por un 4-4-1. Los unionistas tuvieron que dar un paso atrás y el Albacete se hizo con el dominio del partido. Los manchegos tocaron el balón y sacaron faltas y córners, pero no hicieron una sola ocasión. Así acabó la historia, como empezó, 0-0.