Fútbol

Ziganda, en el centro de las críticas por el mal juego del Athletic

Ziganda, en el centro de las críticas por el mal juego del Athletic

ROBERT BASIC BILBAO.

Nada más terminar el partido contra el Formentera, José Ángel Ziganda pidió a sus hombres que olvidaran cuanto antes lo sucedido en el césped artificial del Sant Francesc y pensaran en el Barcelona. Tampoco podía hacer otra cosa, solo tratar de borrar cualquier rastro de un encuentro indigesto que volvió a evidenciar la depresión futbolística en la que vive instalado el Athletic. Los rojiblancos escribieron un nuevo capítulo en su cada vez más extensa recopilación de despropósitos y de ahí que el técnico recurriera al único remedio contra el dolor, el olvido. Y es justo lo que les recetó un hombre que sigue sin saber cómo enderezar el rumbo de una nave ya desviada de su ruta original y que busca un puerto en el que refugiarse hasta que pase la tormenta. Solo hay una manera de conseguirlo, con victorias y un fútbol al menos aseado. Definir la propuesta y saber a lo que se juega son dos requisitos indispensables para salir del agujero, además de profesarse confianza mutua tanto en el vestuario como en los despachos.

Como suele ser habitual en estos casos, el entrenador se sitúa en el centro de las críticas y es el receptor de toda la frustración que genera el pésimo juego del equipo. Es algo lógico y comprensible porque Ziganda es incapaz - al menos de momento- de armar el fútbol del Athletic y de proponer un estilo definido y reconocible, lo mínimo que se puede pedir a un técnico que lleva cuatro meses en el cargo y lleva consumidos 17 partidos oficiales y otros nueve amistosos.

Ahora bien, convendría abrir el radio de análisis para distribuir la responsabilidad entre otros actores que están en el escenario, como los jugadores y el propio club, que asiste impasible al desgaste de la plantilla sin reforzarla en los últimos dos años. A ello hay que sumar las lesiones, como las de Iker Muniain, Óscar de Marcos y la recaída de Yeray. Tres hombres que son titulares indiscutibles.

Fotos

Vídeos