Jornada 26

Histórica noche de Griezmann

Antoine Griezmann, figura clave del Atlético ante el Leganés. /EFE
Antoine Griezmann, figura clave del Atlético ante el Leganés. / EFE

Póker del delantero francés, con siete goles en los dos últimos partidos para presionar al Barça y permitir al Atlético soñar con la Liga

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

Antoine Griezmann, con 12 goles en nueve partidos y siete en los dos últimos, se encargó de destrozar al Leganés para asegurar la sexta victoria consecutiva del Atlético en la Liga y presionar en la lucha por el título al Barça, precisamente al equipo con el que estuvo flirteando el pasado verano y al que se enfrentará el domingo en el Camp Nou, que quizás sea su casa la próxima temporada. Mientras llega ese duelo que permite al Atlético soñar con el campeonato, los rojiblancos se acostaron a cuatro puntos del líder, después de su contundente triunfo ante el Leganés. que no fue cómodo hasta que el delantero francés abrió el marcador para marcar entonces como colchonero su gol número 100, la cifra que coincide con su cláusula de rescisión y que, tal y como está el mercado, ha convertido a Griezmann en un auténtico chollo.

El regreso de Diego Costa, que da muchísimo a este Atlético de Madrid, ha permitido reaccionar a Griezmann y provocar que el francés haya vuelto a su mejor nivel y disfrutase de una noche histórica, con un póker espectacular tras el triplete logrado en el Sánchez Pizjuán, ante un Leganés que sufrió ante la ambición de un equipo que vuelve a creer como en sus mejores tiempos con Simeone. Como recuerda el técnico argentino, la plantilla ahora es corta, con sólo 17 jugadores de campo, pero está comprometida al máximo y la competencia le ha llevado a volver a sentirse poderosa, liderada por un ariete espectacular que por primera vez su su carrera firmó dos ‘hat-trick’ consecutivos, con una eficacia demoledora y una variedad de recursos envidiable.

4 Atlético

Oblak, Juanfran, Giménez, Godín, Filipe Luis, Koke, Thomas (Vitolo, min. 60), Saúl, Correa, Griezmann (Gameiro, min. 73) y Diego Costa (Fernando Torres, min. 73)

0 Leganés

Cuéllar, Bustinza, Muñoz, Mantovani, Diego Rico (Amrabat, min. 46), Gabriel (Álex Mozo, min.46), Gumbau, Omar Ramos, Eraso (Naranjo, min. 58), Raúl García y Guerrero.

Árbitro:
Estrada Fernández (Catalán). Tarjeta amarilla a Gumbau, Omar Ramos y Bustinza.e
Goles:
1-0: min. 26: Griezmann. 2-0, min. 35: Griezmann. 3-0, min. 56: Griezmann. 4-0. min. 67: Griezmann.
Incidencias:
Partido correspondiente a la 26ª jornada disputado en el Wanda Metropolitano. 35.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Quini, fallecido el martes a los 68 años a causa de un infarto.

Griezmann, reconciliado con su afición, aunque algunos todavía no le perdonan, marcó ante los suyos con una fenomenal definición tras un extraordinario pase en profundidad de Koke, con un libre directo desde la media luna con el que engañó a Cuéllar, con un gran cabezazo y libre de marca tras una asistencia de Diego Costa que certificó su superioridad táctica y física sobre un decepcionante Leganés. Pese al resultado, que pudo ser más amplío si no llega a ser por Cuéllar, y el excepcional momento de forma, no sólo de Griezmann, sino de todo el Atlético, el atrevido Leganés tuvo sus opciones en los primeros 25 minutos, incluso con un balón al larguero.

Más información

También tuvo, aparte de sus cuatro tantos, un remate al travesaño el omnipresente Griezmann, con un primer libre directo en el minuto 16 con el que, durante un comienzo al ataque y de buen juego de los rojiblancos, conscientes de que ahora que pelea con fe por la Liga es el momento de la solidaridad y la identidad de un bloque, aunque por encima de todos sobresalga una estrella francesa que rebosa talento, velocidad y eficacia. El primer gol fue una demostración de cómo trabaja este Atlético en los entrenamientos y de cómo se entienden los jugadores rojiblancos, con una trepidante conexión entre Koke, otro que ha resurgido, y Griezmann, a quien la adelantada defensa pepinera fue incapaz de frenar.

Con el balón casi como exclusiva posesión del Atlético, sin dejar de mirar la portería contraria, la goleada pudo ser más abultada si el luchador incansable Diego Costa no se hubiese estrellado contra Cuéllar, que sacó un brazo milagroso sólo dos minutos antes de que el delantero hispano-brasileño se fuese a descansar, al igual que Griezmann, que volvió a sonreír en el Metropolitano con una actuación memorable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos