Jornada 20

Simeone carga contra los representantes

Diego Pablo Simeone, técnico del Atlético, en conferencia de prensa. /Efe
Diego Pablo Simeone, técnico del Atlético, en conferencia de prensa. / Efe

«Ayudan poco a que se genere trabajo en equipo», espeta el técnico del Atlético sobre los agentes de los futbolistas

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKOMadrid

Diego Pablo Simeone es un técnico enérgico, caliente y 'tribunero' en el banquillo, pero no suele dejar grandes titulares en las conferencias de prensa, salvo que tenga un interés especial en lanzar algún mensaje concreto. Eso fue lo que ocurrió este viernes, en la víspera del choque liguero, primero de la segunda vuelta, que su Atlético disputa ante el Girona este sábado en el Wanda Metropolitano. Molesto por los rumores que apuntan a posibles salidas de jugadores, no ya solo de Antoine Griezmann sino de otros como el belga Yannick Carrasco, el delantero Kevin Gameiro o el central uruguayo José María Giménez, ya que no juegan todo lo que esperaban, el preparador argentino lanzó un mensaje contra los representantes de los futbolistas y aseguró que no contribuyen en general al buen funcionamento colectivo de los equipos.

Simeone, habitualmente parco en palabras y con tendencia a recurrir a los tópicos, se explayó cuando se le preguntó por aquello en lo que cree que precisa progresar el Atlético: «Necesitamos mejorar en las transiciones de juego, llegar con más gente al área, potenciar el trabajo colectivo que hace el equipo y sobre todo lo más complicado es manejar las situaciones de los chicos que no entran desde el inicio. Los extremos son malos, los representantes ayudan poco para que se genere un trabajo en equipo; cuando juegan parecen buenos y cuando no lo hacen parecen malos. Las plantillas toman valor con los cambios».

En esta línea, restó trascendencia al hecho de que en esta campaña Antoine Griezmann sea sustituido con mucha más frecuencia que en otras temporadas, hasta el punto de que el francés no ha acabado seis de los 16 partidos de Liga que ha disputado. «Es lo que necesita el equipo y no hay nada extraño», zanjó Simeone al respecto.

Tras el varapalo sufrido en Copa ante el Sevilla, totalmente inesperado por la marcha de ambos equipos y el propio desarrollo de ese partido, Simeone insistió en que hay que cambiar el chip frente aun adversario que en la primera vuelta les sorprendió en Montilivi, ya que se puso 2-0 con un doblete de Stuani y sólo al final lograron empatar los colchoneros.

«Vamos partido a partido, ahora hay un choque ante un rival intenso, que juega bien, es ofensivo, trabaja bien los inicios del encuentro y la estrategia, y ha sido el que nos lo ha puesto más difícil en la primera vuelta. Nos provocará tensión y no podemos repetir lo que hicimos allí. Más adelante tenemos más partidos en casa, pero lo que importa ahora es el encuentro ante el Girona», enfatizó.

El Cholo y sus jugadores se han convencido de que no pueden repetir los errores que consideran cometieron ante el Sevilla por ir a lo loco en busca del triunfo, según cuentan desde el vestuario, y permitir demasiados contragolpes de los hispalenses: «Es fútbol y las emociones son complicadas de manejar. Los equilibrios de los equipos en los momentos determinantes son muy importantes; a más jugadores con equilibrio, más opciones de ganar. Los partidos cambian y el rival también juega para ganar».

Insistió en que es «más importante» el partido ante el Girona, al ser el primero que toca, que la vuelta ante el Sevilla, reconoció que «es normal que exista algo de cansancio» en su plantilla y apeló a la ambición al preguntarle si el Atlético, segundo clasificado, puede plantarle cara al Barça en la lucha por el título de Liga: «Lo que tenemos que demostrar es que hay que hacer un buen partido ante el Girona, estar fuerte y tener hambre. Si hay hambre y ambición, lo otro viene solo», subrayó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos