Jornada 12

El parón concede aire al Atlético de cara al derbi

Simeone y Zidane se saludan antes de un partido de Champions el pasado curso. /Gerard Julien (Afp)
Simeone y Zidane se saludan antes de un partido de Champions el pasado curso. / Gerard Julien (Afp)

Simeone recupera piezas capitales mientras que Zidane no podrá contar con Keylor y probablemente tampoco con Carvajal

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

 El Atlético llegará al primer derbi del Wanda Metropolitano con renovadas fuerzas tras aprovechar el parón por los compromisos internacionales para recuperar algunos de sus mejores mimbres. Koke, Filipe Luis y Carrasco, tres jugadores fundamentales para Diego Pablo Simeone, estarán listos para recibir por primera vez al Real Madrid en el nuevo coliseo rojiblanco, tras haberse recuperado de los problemas físicos que les apartaron del equipo en las últimas semanas. Menos suerte que el preparador argentino ha tenido Zinedine Zidane, que todo apunta a que no podrá disponer de Keylor Navas, puesto que el costarricense aún no se ha sobrepuesto por completo a los problemas en el aductor que le han impedido vestirse de corto desde que lo hiciera ante el Tottenham el pasado 17 de octubre, y que mantiene como duda a Carvajal, superada ya su pericarditis pero al que el cuerpo técnico cuida con mimo dado lo delicado de su padecimiento.

Tanto Koke, que estuvo ausente los seis últimos partidos del Atlético por un edema muscular, como Carrasco, que se perdió cinco por molestias en la rodilla a causa de una tendinopatía rotuliana, han entrenado esta semana con normalidad a las órdenes de Simeone, aliviado por la vuelta al grupo de dos centrocampistas cuya ausencia se ha dejado sentir, y mucho, en un conjunto que ha sumado tres empates y dos victorias sin el madrileño y el belga, a los que hay que sumar otras tablas en la visita al Qarabag, donde sí estuvo el '10' pero no el '6'. Tercer y quinto máximo artillero, respectivamente, en lo que va de curso de un escuadra que no anda fina de cara a puerta, su retorno acrecienta las variantes en la medular rojiblanca, donde parecen fijos Saúl y Gabi y en la que esta temporada está cobrando un creciente protagonismo Thomas, autor del tanto de la victoria del Atlético en Coruña. El ghanés, que también mojó en el Wanda contra el Qarabag, podría tener un hueco en el once, aunque en una posición más adelantada, por detrás del delantero, tal y como ha estado ensayando Simeone esta semana.

A ello se suma el regreso de Filipe Luis, que no pudo jugar contra el Deportivo en Riazor a causa de una elongación en la pierna izquierda y cuyo hueco cubrió aquel día Lucas Hernández. El brasileño volvió a entrenarse con el grupo el martes, tras trabajar el lunes en el gimnasio, y de no sufrir ningún contratiempo recuperará su puesto en el carril zurdo.

El Cholo ha podido trabajar con más futbolistas en la última semana y media de lo que suele ser habitual en los parones al haber perdido únicamente por los compromisos con sus selecciones a Griezmann, Saúl, Lucas Hernández, Godín, Giménez y Vrsaljko. Partidos que sirvieron además para que el punta francés se reencontrase con el gol el pasado viernes en la victoria de Francia ante Gales por 2-0 tras siete partidos consecutivos sin marcar y para que Vrsaljko contribuyese a la clasificación de Croacia para el Mundial de Rusia con dos asistencias frente a Grecia.

Con un ojo en la enfermería

Situación muy diferente es la que experimenta Zidane. El galo, que pretendía aprovechar el parón para afinar la puntería de la BBC con la idea de recuperar a un tridente inédito desde el clásico del pasado 23 de abril, se topó con la nueva lesión de Bale. Un nuevo contratiempo que devolvió a la enfermería al galés pocos días después de abandonarla. De allí no acaba de salir Keylor Navas, que sigue trabajando en solitario, por lo que Kiko Casilla seguirá defendiendo la portería. Sí está ya con el grupo Carvajal, que lleva más de un mes y medio sin vestirse de corto y cuya presencia en el Wanda no está descartada pero sí es dudosa por la falta de ritmo competitivo y lo delicado de su padecimiento. Tampoco será de la partida Kovacic, una de las pocas buenas noticias para Zidane en los últimos días con su vuelta más de dos meses después de caer lesionado ante el Apoel en el primer encuentro de los blancos en la presente Liga de Campeones.

El que sí estará será Isco, una de las pocas luces que han permanecido encendidas en el primer tramo del curso y que está completamente restablecido del golpe del costarricense Waston que le obligó a abandonar el partido que el pasado sábado disputó 'La Roja' en La Rosaleda y que motivó que no viajase a San Petersburgo para medirse a Rusia.

La presencia de Isco y la enésima baja de Bale permitirán a Zidane mantener en el Wanda el 4-4-2, con una medular que completarán Casemiro, Kroos y Modric, este último con la moral reforzada por la clasificación mundialista de Croacia. Arriba, Benzema y Cristiano tendrán que demostrar que el trabajo de los últimos días en Valdebebas les ha servido para afinar la puntería.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos