Fútbol

Kepa ya está fuera de control

Kepa se saluda con Navas en el último encuentro ante el Real Madrid en Bilbao. / MANU CECILIO
Kepa se saluda con Navas en el último encuentro ante el Real Madrid en Bilbao. / MANU CECILIO

Desde ayer, el portero del Athletic puede negociar con cualquier club e Ibaigane espera «un sí o un no» a la última oferta de renovación

ROBERT BASIC BILBAO.

El Athletic y Kepa Arrizabalaga cruzaron ayer la última línea roja que les quedaba por traspasar y se adentraron en un terreno nuevo en el que a partir de ahora cambian las reglas de juego. El portero ya está libre para negociar su futuro con cualquier club del mundo y la institución rojiblanca aguarda la respuesta de un hombre con el que lleva negociando 15 meses. El presidente Josu Urrutia aseguró en su comparecencia del pasado miércoles que las cartas están echadas y colocadas boca arriba y que ahora le toca mover ficha al canterano. Le puso entre la espada y la pared y adjudicó toda la responsabilidad de la operación al guardameta, pretendido por el Real Madrid, a quien exigió que dé «un sí o un no» a la última oferta presentada por Ibaigane y que, según sus palabras, «satisface» todas las pretensiones del meta de Ondarroa.

Tras más de un año de negociaciones, de ofertas y contraofertas, de subidas y bajadas de cláusula, la gran muralla que separaba a las partes, romper la barrera del 1 de enero y entrar en el mercado invernal sin tener nada firmado habla a las claras de cómo están las cosas entre el portero y el club. En este contexto es muy difícil pensar en un acuerdo y, en su ausencia, habría que ver si el internacional se marcharía ya mismo al gigante blanco, previo pago de la cláusula (20 milones), o lo haría en verano, y gratis.

En todo este tiempo, Kepa no ha dicho ni mu sobre su futuro y cada vez que se ha puesto delante de un micrófono ha tirado los balones fuera y ha rehusado hablar del sentido de las conversaciones y de sus preferencias. «Estoy contento y feliz, disfrutando del momento. Soy jugador del Athletic y de la selección española, poco más que decir», comentó a mediados de noviembre.

Golpe duro a Lezama

En este tiempo Urrutia se ha encargado de insinuar que el club le ha dado todo lo que pedía y que la pelota está en su tejado. No hubo alusiones a una responsabilidad compartida y sí bastantes a Fernando Llorente -«¿por qué dijo que la oferta era irrechazable y luego que no renovaría? No sé explicarlo, no consigo entenderlo», señaló. Más allá de las declaraciones públicas, si finalmente se produce la salida del joven meta de Ondarroa eso supondría un duro golpe a los cimientos de Lezama, sobre todo desde un punto de vista teórico y pedagógico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos