LIGA PRIMERA

El Athletic está 'tocado' con un triunfo en nueve partidos

ROBERT BASIC BILBAO.

Un triunfo en los últimos nueve partidos y en serio riesgo de quedar fuera de la Liga Europa. El Athletic atraviesa una crisis de identidad y no acaba de hallar un modelo al que adherirse y despejar sus dudas, que son muchas y acumuladas, pero el club mantiene el respaldo en Ziganda.

La derrota y la pésima imagen ofrecidas en Butarque, unidas al bochorno en Östersund, corroen la moral de un equipo que necesita serenarse, decidir qué quiere ser y cómo conseguirlo y, a partir de ahí, recorrer su camino y no desviarse de él ni un centímetro. Los rojiblancos necesitan reaccionar. Evidentemente, no es nada definitivo y queda tiempo de sobra para subsanar los errores cometidos. Eso sí, lo que se ha visto urge cambiarlo de arriba abajo. Preocupan las malas sensaciones y la ausencia de un patrón de juego.

Ha habido peores comienzos ligueros en las últimas siete temporadas. Sin ir más lejos, en la segunda campaña de Bielsa el equipo apenas tenía ocho puntos a estas alturas, al igual que en el curso 2014/15 con Valverde, pero la gran diferencia reside en las sensaciones que se transmitían entonces y las que se palpan ahora.

El Athletic solo ha ganado al Sevilla en las últimas cinco semanas y se ha dejado puntos ante la UD Las Palmas y el Málaga -son los únicos que tienen, tres los canarios y uno los andaluces-, el Leganés y, por supuesto, los europeos Zorya, Hertha y Östersund. También cayó contra el Atlético y el Valencia en Mestalla. Luego sumó un triunfo balsámico ante el Sevilla y cuando parecía que iba a seguir por esta vía aterrizó en Suecia y se estrelló en Butarque. Mañana toca el Formentera en la Copa y después afilar la ambición y el amor propio para recibir al Barça.

Fotos

Vídeos