El Barça devuelve el 'break' al Alavés

Messi conduce ante Llorente. /
Messi conduce ante Llorente.

Los azulgrana, cuya tarde no fue redonda por la grave lesión de Aleix Vidal, llegan enchufados para el regreso de la Champions

JESÚS BALLESTEROS

Mientras se ponen de acuerdo sobre la sede la final de la Copa del Rey que se jugará el 27 de mayo, Alavés y Barça disputan este sábado en Mendizorroza un anticipo en Liga que en el caso del equipo azulgrana también puede ser considerado como una final. A un punto virtual del Real Madrid, que pueden ser siete si el líder gana sus dos complicados partidos pendientes en Valencia y Vigo, el conjunto de Luis Enrique ya es consciente de que hay poco margen de error.

La presión que conlleva disputar el título de Liga, la atracción que supone el encuentro de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones del próximo martes en París ante el PSG y el hecho de que para el Barça llegar a la final de Copa sea una obligación, un logro que apenas se celebra en el Camp Nou, hacen que el equipo azulgrana se presente en Vitoria aparentemente con la mejor mentalidad posible. No hay euforia y sí autocrítica porque el juego en la semifinal de Copa frente al Atlético no convenció a nadie. El Alavés, en cambio, tranquilo por su clasificación liguera en mitad de la tabla, ha podido disfrutar de la gesta copera como merecía la ocasión y simplemente pretende continuar con la fiesta esta sábado ante su afición. Y ya se sabe que en dinámica positiva, una escuadra modesta se convierte en una potencia.

Ahora que el Alavés se ha ganado el respeto mundial por esa primera clasificación para una final de Copa ya parece menos sorpresa lo sucedido en la tercera jornada de Liga en el Camp Nou, cuando el equipo de Mauricio Pellegrino se impuso 1-2 con goles de Deyverson e Ibai Gómez. Luis Enrique, que entonces hizo muchas rotaciones tras un parón de selecciones y antes del estreno en Europa frente al Celtic, no dando entrada a Iniesta, Messi y Luis Suárez hasta el minuto 60, esta vez está avisado de lo compacto de su rival y se guardará muy pocas cosas.

Son baja Piqué y Mascherano por lesión, pero vuelven a la Liga Sergio Busquets y Andrés Iniesta tras su reaparición en los últimos 20 minutos de la Copa ante el Atlético. Necesitan ritmo competitivo de cara a París por lo que podrían ser titulares en Mendizorroza. Será el partido 12 del Barça en 2017, uno cada tres días, con eliminatorias de Copa brutales ante Athletic, Real Sociedad y Atlético. El desgaste es evidente y ante el Alavés está llamado a tener protagonismo el más descansado, Neymar, que se perdió el partido del martes pasado por sanción, un hecho que ha aprovechado para celebrar tres veces su 25 cumpleaños, la tercera con todos sus compañero el miércoles por la noche antes del jueves de descanso concedido por Luis Enrique.

El Alavés parece más centrado en esa todavía lejana final de Copa, incluso ha emitido un comunicado oficial solicitando que se juegue en San Mamés pese al concierto programado de Guns N'Roses para el 30 de mayo. Del Barça solo se conocen intenciones, pero no un deseo público. Intuía que la opción del Santiago Bernabéu moriría por sí sola con cualquier excusa (más obras), entiende que la afición del Atlético no quiere que en el último partido en la historia del Calderón no esté el equipo rojiblanco y ya ha escuchado al promotor del concierto de San Mamés asegurar que tiene un contrato y que necesita ocho días para montar el escenario. El club azulgrana espera, sin decirlo, que al final la alternativa del consenso sea el Camp Nou por su capacidad, red de comunicaciones y surtido de alojamientos.

Pellegrino intenta que sus jugadores se centren en el Barça de este sábado, no en el del 27 de mayo sin los sancionados Luis Suárez y Sergi Roberto. Tendrá las bajas de Einar Galilea, de larga duración, y posiblemente de Edgar Méndez, que sufrió un problema muscular minutos después de ser el héroe el miércoles con su gran gol al Celta. El técnico argentino deberá valorar si hace rotaciones tras el esfuerzo copero y estudiar si repite la defensa de cinco con la que ganó en el Camp Nou o si insiste en el 4-2-3-1 que le ha ido de maravilla en sus últimos partidos importantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos