Diario Vasco

Fútbol | Clásico

«Me gustaría ver jugar a Cristiano hasta con cachava»

vídeo

Ramón Calderón, ex presidente del Real Madrid. / El Correo

  • Ramón Calderón, expresidente del Real Madrid, «El Barca nos sacaba ocho puntos a falta de diez jornadas y acabamos campeones», recuerda el expresidente del Real Madrid, convencido de que la Liga no se decidirá aunque los blancos ganen el sábado

  • «Zidane se merece los éxitos por su valentía al aceptar el cargo y su inteligencia al buscar la complicidad de los jugadores»

El abogado palentino Ramón Calderón, presidente del Real Madrid entre 2006 y enero de 2009, cuando dimitió tras ser relacionado con la manipulación de la Asamblea del club blanco, conoce bien lo que son los clásicos. Principal opositor a la labor de Ramón Mendoza en la década de los noventa y directivo del club durante la primera etapa de Florentino Pérez, en sólo dos años al frente del club celebró dos Ligas y una Supercopa de España. En su junta directiva destacó como director deportivo Pedja Mijatovic, el héroe de la séptima Copa de Europa ganada por los merengues en Ámsterdam frente a una Juventus que lideraba en el campo Zinedine Zidane, hoy entrenador merengue.

     

PREGUNTA: ¿Qué sensaciones tiene ante un clásico para el que parece que llega mejor el Real Madrid?

RESPUESTA: Son partidos especiales en los que ser favorito no cuenta. Cualquiera de los dos puede ganarlo porque en ambos equipos juegan los mejores futbolistas del mundo

P.: ¿Qué han cambiado en los clásicos desde que usted no es presidente?

R.: Las relaciones entre los dos equipos se enturbiaron y enrarecieron mucho durante la época de Mourinho pero ahora, afortunadamente, las aguas han vuelto a su cauce y los jugadores se consideran rivales pero no enemigos.   

P.: ¿La Liga estará acabada si vencen los blancos?

R.: Aunque suene a tópico, cualquiera que sea el resultado quedará mucha Liga por jugar. Yo lo viví en mi primer año. Nos sacaban ocho puntos a falta de 10 jornadas y acabamos siendo campeones. 

P.: ¿Cúales son sus principales temores para el partido como hincha madridista?

R.: Un equipo con tanta calidad como el nuestro solo puede tener optimismo y fe en la victoria.

P.: ¿Vaticina algunas claves?

R.: Creo que, como siempre en estos partidos, serán fundamentales las actuaciones de Cristiano y Messi. Pero, salvo excepciones, siempre se resuelven por pequeños detalles.

P.: Ahora que se acerca la elección del Balón de Oro. ¿Le gusta más Cristiano Ronaldo o Leo Messi?

R.: Son dos jugadores geniales, pero diferentes. Será difícil que se repita una época en la que se pueda ver jugar a dos futbolistas de su nivel. Sin duda la competencia entre ellos ha hecho mucho más grandes a ambos.

P.: Hablando del astro portugués, de cuayo fichaje usted fue artífice: ¿Le parece bien la renovación que le ha firmado el Real Madrid hasta 2021?

R.: Es un jugador al que me gustaría ver jugar hasta con cachava, aunque se irá cuando él lo decida con independencia de la fecha de expiración de su contrato. A los jugadores no se les puede retener contra su voluntad. Así ocurrió cuando llegué a un acuerdo con el Manchester y con él en diciembre de 2008. Ante su decisión de venir al Real Madrid y aunque el equipo inglés no quería desprenderse de él y tenía un contrato con cuatro años más de vigencia, se vio obligado a dejarle marchar.

P.: ¿Cómo manejaría usted una situación como la de James Rodríguez, un suplente de lujo en el equipo blanco?

R.: Me parece un buen jugador que quizá no ha tenido suerte. Habría que saber lo que piensa él y su entrenador para tomar una decisión de cara al futuro.

P.: ¿ Qué le parecen la figura y la labor de Zidane como entrenador? ¿Qué ha aportado al Real Madrid?

R.: Ha sido muy inteligente buscando la complicidad de los jugadores, haciéndoles partícipes de sus decisiones y formando una piña con ellos. Tenía la ventaja de saberse respetado por su trayectoria como jugador, pero el reto era muy difícil por la poca experiencia acumulada entrenando a un equipo en Segunda División B. Pero sin duda ha superado la prueba con nota alta. Esperemos que siga así y se consolide como entrenador del equipo por muchos años. Su valentía al aceptar el cargo en un momento tan difícil merece el éxito que está logrando.

P.: ¿Le convence realmente este Madrid a pesar de su extraordinaria racha de 32 partidos invicto?

R.: Es un equipo muy bueno y difícil de batir como lo demuestra esa racha de partidos invicto. No es fácil jugar siempre bien y ganar, pero el nivel que ha demostrado hasta ahora es muy satisfactorio.

P.: ¿Qué decir de la politización del clásico desde Barcelona por parte de sectores independentistas?

R.: Me parece un error involucrar al deporte con la política, pero para los partidarios de la independencia es una plataforma muy atractiva y un escaparate gigante que les da visibilidad en el mundo entero, y han decidido aprovecharlo para reivindicar sus pretensiones aun cuando, paradójicamente, sus cuatro jugadores más relevantes (Iniesta, Suarez, Messi y Neymar) no son catalanes. En cualquier caso los aficionados que lo utilizan deberían tener en cuenta que el Barcelona es tan grande y tiene tanto prestigio por jugar en la Liga. La independencia les dejaría en una situación muy complicada en cuanto a sus posibilidades de participar en una competición de alto nivel.

P.: ¿Cuáles son sus mejores y peores recuerdos como presidente en los clásicos?

R.: La victoria por 0-1 de nuestra segunda Liga y el 4-1 con el pasillo que sus jugadores de forma muy elegante hicieron a los nuestros. No tengo malos recuerdos. De cinco partidos solo perdimos uno.

Enfrentado a Florentino

P.: ¿Algo que decir sobre la gestión de Florentino Pérez?

R.: Es una pena que, innecesariamente, y con una modificación de Estatutos impropia de una entidad que siempre tuvo a gala regirse de una forma transparente y democrática, haya convertido al club en una dictadura en la que hace y deshace a su antojo y en la que los socios, a los que llama irónicamente dueños del club, no pintan absolutamente nada. A tal extremo ha llegado su despotismo que contrató para el departamento de comunicación a dos periodistas que fueron condenados por un delito de calumnias contra el presidente que le precedió en el cargo. Independientemente, hay que reconocerle la genialidad de haber conseguido, sin poner un solo euro, convertirse en el dueño de la entidad deportiva más rica del mundo.   

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate