Diario Vasco

renovación

El Barça blinda a Neymar hasta 2021

vídeo

Neymar celebra un gol ante el City en la Champions. / AFP

  • Este viernes se hizo oficial la ampliación de contrato del brasileño, con un salario similar al de Messi y una cláusula que progresará desde 200 hasta 250 millones

La renovación de Neymar hasta el 30 de junio de 2021, anunciada el pasado 1 de julio por el Barcelona y el propio jugador, por fin es oficial. Este viernes ha tenido lugar el acto protocolario que se aplazó en aquel momento porque el delantero brasileño pasó 108 días fuera de la ciudad condal entre vacaciones, Juegos Olímpicos y la selección absoluta.

La cláusula de rescisión ser progresiva, arrancando en 200 millones de euros durante esta temporada 2016-17, 222 en la 2017-18 y 250 entre 2018 y 2021. Parecen cifras desorbitadas, pero antes de pactar la renovación el PSG tentó al delantero del Barça y a su padre y agente con cantidades alarmantes que hacen pensar que ni una cláusula de 200 es suficiente para garantizar su continuidad. El club francés, con capital ´catarí, estaba dispuesto a pagar su cláusula anterior de 190 millones.

No se ha aclarado lo que cobrará Neymar por temporada, pero es un secreto a voces que recibirá 15 millones de euros netos más 10 en variables (logros deportivos), con lo que podría llegar a 25 millones, superando los 22 del mejor pagado: Messi. Sin embargo, Leo no tiene las variables en su contrato por lo que siempre estará por encima. Además, se le quiere renovar ya.

El Barça ata así durante cinco años más al crack mundial con más futuro por su edad (24 años) y con más pretendientes. El brasileño, una máquina de hacer dinero con contratos publicitarios de todo tipo, lo reconoció en septiembre en un acto promocional de una de las firmas que le patrocinan: “Tuvimos conversaciones con muchas personas, no solo con una, pero elegí quedarme en el Barça. Me siento en casa. Soy feliz aquí, con mis compañeros. Soy del Barça”. La afirmación final era necesaria tras su confesión de que habló con otros clubs teniendo contrato en vigor, pues en 2013 firmó hasta 2018.

Cerrar la renovación de Neymar era un objetivo del presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, desde hace meses. No se entendería otra cosa teniendo en cuenta que su llegada acarreó problemas judiciales al club azulgrana que se arrastrarán durante años por las irregularidades que se cometieron, con una infracción fiscal ya reconocida por el club y una alianza entre Santos, Barça y el padre de Neymar para apartar del negocio a la empresa DIS, que tenía un porcentaje de sus derechos. Este último caso sigue abierto. Las cifras de la operación seguirán bailando para la historia. Dejarle marchar tras tantos líos extradeportivos y asuntos por solucionar hubiese sido un despropósito todavía mayor que no atender al socio Jordi Cases cuando pidió ver al detalle los documentos del fichaje. Su denuncia originó toda kla tormenta posterior. Ahora es persona ‘non grata’ en el barcelonismo.

El padre de Neymar exigió que en este nuevo contrato todo estuviera en regla y su salario, similar al de Messi, compensará lo abonado en asuntos burocráticos y judiciales.

Inversión justificada

En lo deportivo Neymar ha justificado la inversión con su rendimiento y una evolución constante en todos los sentidos, también en lo referente a la personalidad y el carácter. Ya cuenta con nueve títulos entre Ligas (2), Ligas de Campeones (1), Copas (2), Supercopas de Europa (1), de España (2) y Mundial de Clubes (1). Precisamente esta semana, ante el Manchester City, disputó su partido oficial 150 como azulgrana en los que ha marcado 91 goles. Su compenetración con Messi y Luis Suárez es total.

Precisamenta, tras las renovaciones, entre otros, de Mascherano, Sergio Buquets y Neymar, el siguiente paso es ampliar el contrato de Messi y Luis Suárez. El argentino lo acaba en 2018 y el uruguayo, que tiene garantizada una revisión al alza económica como premio a su efectividad, en 2019. El caso de Messi, de momento, no avanza porque el argentino no ha dado pie a iniciar una negociación. No existe preocupación, tampoco hay prisa, pero se hablará mucho del tema si no se cierra al término de esta temporada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate