FC Barcelona

Los 100 de Messi y los 111 de Paulinho

Messi y Paulinho celebran un gol en el Camp Nou. /Reuters
Messi y Paulinho celebran un gol en el Camp Nou. / Reuters

El argentino sigue goleando en Europa con el mejor porcentaje y el brasileño se adapta al estilo del Barça con su acierto en el pase, llegando también a portería

P. RÍOSBarcelona

Con un lanzamiento de falta en el triunfo ante Olympiacos (3-1) que acerca al Barça a los octavos de final, Leo Messi alcanzó los 100 goles en 122 partidos de competiciones europeas, repartidos entre los 97 que ha logrado en la Liga de Campeones (se avecina otro centenario) y tres en la Supercopa de Europa. Aunque Cristiano Ronaldo se le ha escapado en las dos últimas temporadas con 113 europeos (111 en la competición mayor más dos en la menor), al delantero argentino, con un porcentaje mejor al haberlos marcado en menos partidos, no parece preocuparle demasiado esa batalla individual en la nueva dimensión futbolística en la que ha entrado.

Ante el conjunto griego, además de bajar al centro del campo para hacer de interior con uno menos por la expulsión de Piqué en la primera parte, Messi no se obsesionó con aumentar su cuenta personal pese a lo favorable del escenario: en el Camp Nou y ante un rival débil. Lo demostró en varias acciones en las que buscó de forma descarada a compañeros como Deulofeu, Luis Suárez, Paulinho y hasta André Gomes para ayudarles a lograr ese gol que aumente su autoestima. En el fondo es una forma de inversión inteligente del ‘10’: si el ánimo de los que le rodean crece, también mejorará su rendimiento y le acabarán suministrando más balones de gol en otros partidos.

También logró Messi su gol 50 en 2017, desde enero, una regularidad realizadora impresionante porque es una cifra que supera año tras año: 60 en 2010, 59 en 2011, 91 en 2012, 45 en 2013 (jugó menos por las lesiones), 58 en 2014, 52 en 2015 y 59 en 2016. Ha llegado al medio centenar en 51 partidos y le quedan dos meses y medio para, quién sabe, aspirar a su segundo mejor registro (los 60 de 2010) porque aquel récord de 91 es inalcanzable.

Pero, aunque parezca increíble, la estadística de otro jugador ante Olympiacos casi eclipsa la de Messi, especialmente por lo mucho que se dudó de él y de su estilo cuando fichó por el Barça. Paulinho, el internacional brasileño que llegó de China (otro de los motivos de la desconfianza), completó 111 pases buenos de 114 intentos y tuvo 126 intervenciones, datos propios de Xavi o Iniesta. Incluso disparó a portería tres veces, una de ellas, un cabezazo al larguero, haciendo gala de su llegada. Ayudó, lógicamente, el repliegue del conjunto griego, pero el centrocampista ya se está ganando al Camp Nou, necesitado también del estímulo de ver a un jugador diferente, menos técnico, pero de los que no se arruga.

También Deulofeu, aunque fue el sacrificado en el descanso por la expulsión de Piqué que obligó a dar entrada a Mascherano, sale reforzado de la tercera jornada de la Liga de Campeones. Provocó el 1-0 en propia puerta de Nikolau y exhibió el desparpajo que se le reclama.

Fotos

Vídeos