Fútbol

Liga Campeones

Liga de Campeones | Fase de grupos

El Sevilla sale vivo de Anfield

N'Zonzi pugna con Wijnaldum
N'Zonzi pugna con Wijnaldum / REUTERS

El Liverpool desaprovechó un penalti con el 2-1 a su favor y ello fue aprovechado por los de Berizzo en la segunda parte

FERNANDO RODRÍGUEZ

Primer duelo de la Liga de Campeones del Sevilla y buen comienzo para los de Eduardo Berizzo. Empate justo en Anfield frente a un Liverpool intenso. Ambos presentaron credenciales para ser líderes del grupo. El 2-2 final consumaba la venganza de Klopp contra el equipo al que siempre había salido derrotado. La primera vez que se enfrentó ante ellos fue el año de la primera UEFA sevillista, cuando el alemán entrenaba al Mainz. La segunda vez fue de nuevo en la segunda competición continental con el Borussia, esta vez en la fase de grupos, mientras que la última fue la más dolorosa, en la final de Basilea. Tres enfrentamientos saliendo escaldado y tocaba ahora enfrentarse a su viejo fantasma esta vez en ‘Champions’.

Empezó bien el Sevilla enmudeciendo a Anfield con un tanto de Ben Yedder a los cinco minutos tras aprovechar una gran jugada de Escudero. El lateral zurdo sevillista volvió a demostrar que el que en mejor estado de forma se encuentra en este inicio de campaña y sobre los que se asienta la táctica de rotaciones de Berizzo, en la que él es el único que siempre es fijo como titular. La alegría duró lo que le dio tiempo a la defensa rojiblanca demostrar que aún le queda mucho por mejorar. Firminio empató tras una gran jugada del otro lateral izquierdo, este también sevillista, pero que ahora jugaba en el bando rival. Alberto Moreno devolvió la confianza de Klopp en la titularidad con una buena primera parte, entre que la destacó la asistencia en el empate. Los nervios se apoderaron de los sevillistas sobre todo tras el segundo tanto local, anotado por Salah con algo de fortuna. Primero, el árbitro no creyó la reclamación previa de falta de N’Zonzi, en el suelo, y después el veloz delantero disparó para que Kjaer le ayudara despistando a Rico en el desvío del balón.

Firmino perdona la sentencia

La victoria momentánea inglesa por 2-1 era justa, porque incluso el Sevilla dio las gracias del pitido final de la primera parte. Sobre todo cuando Firminio tuvo aún ocasión de ampliar distancias, pero mandó un claro penalti provocado previamente por Pareja al palo con Rico ya vencido. El hipotético 3-1 era un aviso para los hispalenses. Lo primero que decidió hacer Berizzo fue ajustar la medular aprovechando la lesión de Pizarro justo antes de irse a los vestuarios. La entrada de Sarabia dio más fluidez al Sevilla, con uno de los hombres comodín la temporada pasada y que también demuestra cada encuentro que merece un hueco en el once titular.

2 LIVERPOOL

Karius; Gómez, Matip, Lovren, Moreno; Wijnaldum, Can (Coutinho, min. 75), Henderson; Salah (Chamberlain, min. 89), Mané (Sturridge, min. 83) y Firmino.

2 SEVILLA

Sergio Rico; Mercado, Kjaer, Pareja, Escudero; Pizarro (Sarabia, min. 43), N'Zonzi, Banega; Navas (Corchia, min. 82), Ben Yedder (Muriel, min. 69) y Correa.

GOLES
0-1, min. 5: Ben Yedder; 1-1, min. 20: Firminio; 2-1, min. 36: Salah; 2-2, min. 73: Correa
ÁRBITRO
Danny Makkelie (Holandés). Amonestó con tarjeta amarilla a Mercado, Alberto Moreno, Gómez y Pareja. Expulsó a Berizzo.
incidencias
Primera jornada del grupo E de la Liga de Campeones 16-17. Casi lleno en Anfield, con presencia de casi mil aficionados del Sevilla.

Para la segunda mitad el Liverpool continuó aprovechando su velocidad en las bandas para montar contragolpes frente a la lenta zaga sevillana. La losa para los sevillistas aumentó con la expulsión, inocente, de Berizzo por no entregar un balón para el saque de banda al contrincante. Pequeños gestos que no se perdonan en Europa. Esa intensidad desde el banquillo sirvió para contrarrestar la pesadumbre en el césped. La entrada de Muriel otorgó frescura, mientras que fue Correa el que dio esperanzas con un empate a falta de un cuarto de hora tras plantarse ante Karius y definir con precisión.

Klopp decidió ir a por el duelo dando entrada al esperado Coutinho, desaparecido en el inicio de la temporada con los ‘reds’ por su culebrón veraniego con el Barça. Un cambio que solo sirvió para dar más tranquilidad al Sevilla, mejor en la segunda mitad y que aprovechó sus escasas oportunidades para arrancar un empate de oro. Incluso Muriel tuvo el 2-3 pero se le fue junto al poste.

Fotos

Vídeos