Diario Vasco
Luis Enrique, durante el partido del martes en París.
Luis Enrique, durante el partido del martes en París. / REUTERS

LIGA CAMPEONES

El Barcelona piensa más en el futuro que en la remontada

  • Pocos apuestan por la renovación de Luis Enrique, con el realista Eusebio en las quinielas para el banquillo azulgrana

Quedan tres semanas para el partido de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones en el Camp Nou, una eternidad para un Barça que tendrá que convivir todo ese tiempo con el recuerdo de la humillación sufrida en París en la ida. Nadie encuentra argumentos para creer en una remontada que no tiene precedentes en el fútbol europeo.

En el Barça, además, las catástrofes europeas de este tipo nunca salen gratis y suelen crear grietas irreparables. Sergio Busquets, dolido por el baño de fútbol y de pasión del PSG, fue tan sincero recién acabado el encuentro, a pie de césped con las televisiones, que no pudo obviar una reflexión en caliente que dejó en mal lugar al cuerpo técnico liderado por Luis Enrique: «Han sido mejores que nosotros, han jugado mejor, han hecho un planteamiento táctico mejor y nos han superado». Preguntado por si había sido un tema de actitud, el centrocampista insistió en que «no ha sido la actitud, ha sido un tema de fútbol, han apretado más, han estado mejor tácticamente, han hecho un plan y lo han llevado hacia donde han querido». Y añadió en una tercera respuesta que «nos imaginábamos otro tipo de partido, pero han apretado y nos han sorprendido».

Informado Luis Enrique en la entrevista tras el partido de Tv3 del razonamiento de Busquets, no logró ocultar el calentón que le recorrió el cuerpo y lo pagó con el periodista al entender que sus preguntas no tenían el tono adecuado. Perdió los papeles el técnico asturiano en directo, sin duda al comprobar que un peso pesado del vestuario cuestionaba su planteamiento tras un partido tan importante.

Culpables tras un 4-0 inapelable y mediático hay muchos. Luis Enrique no es el único y seguro que en el desgaste que arrastra el Barça en este inicio de 2017, con 13 partidos en 41 días entre el 5 de enero y el 14 de febrero (uno cada tres días), encontraría una buena excusa.

Suena Eusebio

Luis Enrique tiene el favor popular, pero ya se sabe que eso dura poco. En cualquier caso, el hecho de que el técnico no haya comunicado todavía si renueva o no, unido a la debacle en París y a la crítica de Busquets, invita a apostar sin demasiado riesgo a perder que en junio habrá cambio de entrenador en el Barça y el secretario técnico, Robert Fernández, ya puede encontrar el perfil ideal porque tras la vuelta de tuerca de Luis Enrique a lo tradicional, está escrito que toca volver al origen. La escuela holandesa ofrece candidatos como Koeman, Cocu, Van Bronckhorst y Frank de Boer. Entre los ex de la casa, el realista Eusebio Sacristán por fin aparecerá en las quinielas -entre las que estará Valverde- gracias a su gran trabajo en la Real.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate