El Sevilla, obligado a jugarse el pase a octavos en Lyon

Bonucci, autor del 1-2 en el Sánchez Pizjuán. AFP/
Bonucci, autor del 1-2 en el Sánchez Pizjuán. AFP

Clattenburg fue el gran protagonista del choque al expulsar a Vázquez y Sampaoli y pitar un penalti dudoso a favor de la Juventus que desquició a los andaluces

LUIS F. GAGOsevilla

Alrededor de un año ha pasado desde que se enfrentaran también en la Champions el Sevilla y la Juventus en tierras andaluzas. La temporada pasada los españoles necesitaban vencer a los italianos para poder quedar terceros de grupo y entrar en la Europa League. A la postre, la victoria que lograron merced al gol de Fernando Llorente llevaría al sevillismo a cantar su quinta UEFA, la tercera consecutiva, convirtiéndose en el gran equipo de la segunda competición continental.

Ahora las circunstancias son distintas. El equipo andaluz se juega este martes ante los transalpinos alcanzar los octavos de final del gran torneo europeo y además hacerlo como primero. Los de Jorge Sampaoli tienen frente a la Juventus su primera bola de partido. Sólo necesitan un punto para clasificarse, aunque su 'Tourmalet' particular es bastante complicado. De no poder certificar el pase en casa ante los italianos deberán jugárselo todo contra el Olympique de Lyon en terreno francés, un hecho que en Nervión prefieren que no ocurra.

Aunque la Europa League es la competición fetiche para los sevillanos, lo cierto es que en la entidad saben que mantener el nivel entre los grandes sólo se puede conseguir con el dinero que se obtiene desde la Liga de Campeones. Es ahí donde de verdad salen los fondos para sufragar grandes plantillas y tener amortizadas a las estrellas, logrando de paso que estas no se marchen en busca de «planes de futuro mejores», como asegura N'Zonzi, la gran figura en este inicio de campaña. Porque el francés es la pieza clave del sistema de Sampaoli y el temor en el club de que se pueda marchar en el mercado de invierno provoca escalofríos entre los dirigentes, sobre todo en Monchi. Los 30 millones de cláusula se antojan pocos para el rendimiento del mediocentro, sabiendo hacia dónde puede llegar.

Uno de los pretendientes de N'Zonzki es la Juventus, el rival en la noche europea. Podrán ver los turinenses en primera persona cómo se las gasta el espigado jugador sevillista. El líder indiscutible del 'Calcio' aterriza a los pies de la Giralda con la necesidad de ganar tras su tropiezo en casa ante el Lyon en la última jornada de la Champions. Si pierden pueden decir adiós a la competición, aunque sobra decir que su último choque en casa frente al débil Dinamo de Zagreb les hace ver el duelo frente a los andaluces como un trámite importante sin estar cercanoa al precipicio. Pese a ello, en la competición local el técnico de la Juventus decidió dar descanso hasta al propio Buffon. Sin Higuaín -lesionado el sábado ante el Pescara-, Benatia, Dybala y Barzagli, no quiere Allegri que nadie más de los importantes se pierda la penúltima jornada del grupo por si al final se debe sudar más de lo esperado para alcanzar la siguiente ronda.

Cerca de alcanzar los octavos por cuarta vez en su historia, el Sevilla quiere lograrlo lo antes posible y ante su afición. Para ello tendrá un enemigo en contra añadido: el tiempo. Las lluvias torrenciales vividas en la ciudad durante los últimas horas han provocado que los cuidados al césped del Sánchez Pizjuán hayan sido prioritarios, toda vez que el técnico argentino del equipo sevillano ha querido resguardarlo de los entrenamientos para que estuviera en las mejores condiciones. Tras el subidón de adrenalina por la remontada en el descuento ante el Deportivo en La Coruña, los nervionenses esperan no sufrir más de lo esperado. El sueño de ser grande entre los mejores de Europa está cada vez más cerca. Sólo queda dar un último paso ante uno de los favoritos para ganar el cetro europeo. Otra prueba de aprendizaje para el nuevo Sevilla de Sampaoli.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos