Tittyshev, el hincha que jugó y marcó un gol

Un aficionado del West Ham inglés debutó con su equipo en 1994 en un amistoso al ser presentado como un inexistente goleador búlgaro. Marcó un gol, pero se lo anularon por fuera de juego

Steve Davis, en 1994 en el momento de salir al campo como Tittyshev./
Steve Davis, en 1994 en el momento de salir al campo como Tittyshev.
ENRIQUE ECHAVARRENSan Sebastián

Steve Davis, un seguidor del West Ham inglés, no olvidará en su vida el 27 de julio de 1994. Fue el día que cumplió el sueño de todo hincha, jugar un día con su equipo y marcar un gol. Eso fue lo que hizo, por lo que se le considera una leyenda.

Davis, nacido en 1967 en Rushden, una pequeña localidad de Northamptonshire, se hizo aficionado de los ‘hammers’ con ocho años tras verles ganar la final de la FA Cup de 1975 al Fulham. Acudía habitualmente a ver a su equipo en Upton Park y un día, ante el Watford, un balón salió despedido hacia la grada y fue a parar a sus manos. ¿Quién le pidió el balón? Trevor Brooking, su héroe, uno de los grandes ídolos del West Ham, con quien habló mientras le devolvía el esférico. Era la persona más feliz del mundo.

Años más tarde, casado y con dos hijos, sus escapadas a ver a su equipo fueron cada vez más esporádicas. Pero en la pretemporada de la campaña 1994-95, unos amigos le convencieron para acudir al amistoso del West Ham contra el Oxford City. Ese día cambió su vida por completo. Viendo el partido de pie, cerca de los banquillos, recibió el saludo de Harry Redknapp, por entonces entrenador ‘hammer’. El delantero centro era Lee Chapman, que acabó convirtiéndose en el centro de las críticas de aquel grupo de jóvenes donde se encontraba Davis.

Al tratarse de un amistoso, frente a 2.000 espectadores, Redknapp realizó todas las sustituciones posibles en el descanso –unas por decisión técnica y otras por lesión–, hasta que llegó un momento inesperado. Chapman se lesionó en la disputa de un balón y al no tener a más delanteros en el banquillo se dirigió a Davis y le espetó. «¡Eh, tú, el que tanto critica! ¿Serías capaz de hacerlo mejor que él si sales al campo?». La respuesta fue «sí, por supuesto». Entró al vestuario, se puso la equipación de su equipo con el 3 a la espalda y saltó al campo.

Steve Davis, recientemente con la camiseta del West Ham.
Steve Davis, recientemente con la camiseta del West Ham.

El resto de jugadores del West Ham se miraban extrañados, no entendían lo que estaba pasando ni quién era Davis. Esa fue la misma pregunta que se hizo el encargado de la megafonía del estadio y Redknapp le respondió tajante. «¿Es que no has visto el Mundial? Es el gran goleador búlgaro, Tittyshev». El ‘speaker’ no lo dudó y presentó al 'Matador Tittyshev' a su entrada al campo. El partido le vino grande. Años después, Davis confesó que «recuerdo un par de buenos toques, incluyendo un gran pase de Alvin Martin. Me llamó por mi nombre con su acento de Liverpool: ‘¡Stevie!’ gritó y me envió el balón a los pies con mucha potencia».

En el minuto 71 llegó su gran momento de gloria. Matty Holmes encaró a dos defensas por la banda izquierda y, tras un regate, metió un balón en profundidad a la espalda de la defensa rival. Allí apareció Tittyshev. Se quedó solo mano a mano con el portero del Oxford y marcó gol para cerrar la victoria del West Ham (0-4). Davis cumplió el sueño de su juventud. Se convirtió en el primer jugador no profesional que marcaba un gol con el West Ham, pero lamentablemente fue anulado por fuera de juego.

Pese a ello, Davis fue considerado como un héroe en su ciudad, pero nunca más volvió a jugar al fútbol, ni siquiera en categorías inferiores. Decidió continuar con su vida. Abandonó la empresa en la que trabajaba y montó una mensajería que pronto gozó de gran éxito y en la que sigue trabajando hoy en día. Pasados varios lustros, la BBC volvió a juntar a Redknapp y Davis en un programa llamado ‘The One Show’. Se vieron de nuevo las caras tras aquella inolvidable e histórica tarde de julio de 1994.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos