Fútbol

La experiencia de Larrea ante el aspirante Rubiales, a examen hoy en Madrid

Larrea./
Larrea.

La Federación Española de Fútbol elige a su presidente en la asamblea que se celebra en Las Rozas

A. VICENTE SAN SEBASTIÁN.

Juan Luis Larrea (San Sebastián, 1953) o Luis Rubiales (Las Palmas, 1977). Uno de los dos será el presidente de la Federación Española de Fútbol. Ellos dos son los únicos que concurren a un sillón que tras cuarenta años en el cargo debió abandonar esposado Ángel María Villar en julio del año pasado al ser detenido por presunta corrupción en el marco de la 'operación Soule'.

Diez meses después de la detención, la suspensión y la destitución de Villar y meses después del cruce de reproches entre los dos únicos candidatos, los 140 miembros de la asamblea de la federación tienen la palabra hoy a partir de las 16.30 horas en Las Rozas (Madrid) para decantarse por el que ha sido hasta hace no mucho presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles, Rubiales, o por el programa que presenta el que fuera tesorero de Villar, el donostiarra Larrea, presidente interino en los últimos meses y tesorero de Villar desde 1988. El ganador necesitará la mitad de los votos más uno. El nuevo presidente apenas estará en el cargo hasta 2020. Votan 139 asambleístas (más el voto de calidad): 19 son presidentes de federaciones territoriales. En cuanto a los profesionales votan 20 clubes, 13 jugadores, cuatro árbitros y seis entrenadores. Entre los no profesionales votarán 29 clubes, 19 jugadores, siete árbitros y 10 entrenadores. El fútbol sala, por último, está representado con 12 votos.

Será necesaria al menos la presencia de la mitad más uno de sus miembros (139) para proceder válidamente a la elección del presidente y mayoría absoluta en la primera votación. Si ninguno de los candidatos alcanza la mayoría absoluta en la primera vuelta, se realizará una nueva votación en la que será suficiente mayoría simple.

Mientras a Larrea se le considera un «puente hacia el cambio» y a la presentación de otro candidato en 2020, Rubiales ya ha manifestado que quiere continuar, sin querer comprometerse a un límite de mandatos en el cargo.

A priori parecen las elecciones más igualadas de la historia. Uno de los candidatos da por segura su victoria mientras el otro alardea de que ganará por un mínimo de treinta votos.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos