ERNE recalca que la muerte del agente fue «violenta»

El secretario general de la central mayoritaria de la Ertzaintza subraya que «no ocurrió en un sillón», sino tras «incidentes»

P. R. BILBAO.

El secretario general del sindicato ERNE, Roberto Seijo, aseguró ayer que la muerte de Inocencio Alonso fue «violenta» porque no ocurrió «en un sillón, ni en una butaca», sino «como consecuencia de unos incidentes» que se estaban produciendo después de que la Ertzaintza sufriera agresiones. Seijo exigió al Departamento de Seguridad y a la Fiscalía que actúen contra los responsables y pidió al Athletic que «de una vez por todas» expulse del club a los miembros de Herri Norte.

El representante de ERNE -mayoritario en la Ertzaintza- señaló como «responsables directos» de la tragedia a quienes, según su versión, promueven actos que son incitaciones «a la violencia». «Dos horas antes del partido -subrayó- la Ertzaintza identificó a los componentes de la manifestación convocada y requisaron porras extensibles, barras metálicas, puños americanos y piedras y material pirotécnico, lo que demuestra que hubo una intencionalidad de confrontación entre aficiones».

Eneko Urkijo, secretario general de Esan, sindicato de Inocencio Alonso, también pidió a Ibaigane que eche del club a los integrantes de Herri Norte y convocó hoy a las 12.00 un acto de repulsa por la muerte del ertzaina en la explanada de San Mamés.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos