Fútbol

Un donostiarra, bicampeón de Bolivia

Bicampeón. Beñat San José, a la derecha, sostiene la copa de campeón del Torneo Clausura 2017 de Bolivia. /
Bicampeón. Beñat San José, a la derecha, sostiene la copa de campeón del Torneo Clausura 2017 de Bolivia.

El técnico Beñat San José revalida el título de liga con el Bolívar y disputará en febrero la Copa Libertadores

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Cuando a finales del XVI Alonso de Mendoza fundó La Paz en un antiguo asentamiento inca situado a 3.000 metros de altura, quién iba a pensar que cinco siglos más tarde un donostiarra iba a reinar por aquellos lares. Y es que Beñat San José se ha coronado en el olimpo futbolístico de Bolivia con su segunda liga consecutiva con el Bolívar, que ha ganado el Clausura por delante de su máximo rival, The Strongest, el otro equipo de la ciudad. Solo siete entrenadores han logrado en los 92 años de historia del club revalidar título.

Y eso que el arranque del torneo no fue sencillo, como afirma Beñat al otro lado del teléfono desde La Paz. «Perdimos los dos primeros partidos en salidas que nos tocó a la zona más caliente del país a finales de agosto y en medio nos vimos eliminados de la Sudamericana tras otro duro viaje a Ecuador. Nos marcaron gol a falta de veinte segundos. Fue un palo, porque nos vimos últimos en la liga y fuera de la segunda competición continental, por eso el trabajo psicológico y motivacional para recuperar al grupo ha sido muy potente. ¿Cómo íbamos a pensar entonces en ganar el título? Ha sido increíble».

Este donostiarra de 38 años comenzó entrenando en las categorías inferiores de la Real hasta 2013, cuando decidió hacer las maletas y lanzarse a la aventura para entrenar al filial del Al-Ittiah de Arabia Saudí. Le reclutó Raúl Caneda, el que fuera ayudante de Lillo en la Real y que entonces era el técnico del primer conjunto saudí. Pero fue cesado y Beñat cogió las riendas de los mayores para conquistar la Copa de Campeones unos meses después, convirtiéndose en el técnico más joven en lograrlo. En 2015 le fichó el Antofagasta chileno, que estaba desahuciado, y no solo lo salvó después de un brillante torneo clausura sino que lo clasificó para las eliminatorias de acceso a la Copa Sudamericana, el equivalente a la Europa League de nuestro continente. Ello le valió para fichar en verano de 2016 por el Bolívar, el club más poderoso del país y que venía de ser séptimo en el anterior campeonato.

En el año y medio que lleva en Bolivia ha sido subcampeón y dos veces campeón. Solo ha perdido un partido en casa, en la Copa Sudamericana, y su equipo ha sido el que más goles ha marcado en todo el continente en 2017. Nombrado mejor técnico en Arabia Saudí y Chile, este título le garantiza de nuevo este galardón en Bolivia según apunta la prensa del país.

Ahora solo piensa en pasar unos días en San Sebastián. «Llevo sin ver a la familia un año y medio, y sin pasar las navidades en casa, dos. Para el uno de enero ya me esperan en Bolivia para preparar el Apertura». Y es que a finales de enero comienza el nuevo campeonato y en febrero la Copa Libertadores, la Champions de Sudamérica, en la que participará por primera vez. «Tendremos que jugar tres partidos por semana hasta mayo, así que hay mucho trabajo por delante», afirma cansado pero feliz. Con semejante currículum, ya hay rumores que le sitúan como futurible del Universidad Católica, uno de los grandes de Chile, y de la selección boliviana, aunque ahora mismo por su cabeza solo pasa disfrutar de la familia y de los amigos en su regreso a casa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos