Fútbol

La Donosti Cup vuelve a apadrinar a dos equipos

Los niños del Dragones de Lavapiés muestran los billetes con los que pondrán rumbo a San Sebastián.

El equipo croata Vukovar 1991 y el Dragones de Lavapiés madrileño serán los invitados de la 26 edición del torneo que arranca el lunes

IMANOL TROYANO SAN SEBASTIÁN.

Desde que la Donosti Cup viera la luz por primera vez hace un cuarto de siglo, en el verano de 1992, el goteo de equipos que han participado en el torneo a ha ido progresivamente en aumento. El campeonato de fútbol base más importante del Estado y uno de los más grandes a nivel internacional ha traído a la capital guipuzcoana a miles de niños y niñas con la excusa de pegarle patadas a un balón. Cada año que pasa son más los países que cuentan con representación en la competición. A Gipuzkoa han llegado participantes de los cinco continentes.

Además, una de las facetas que ha hecho famosa a la Donosti Cup tiene que ver con su labor solidaria. Desde la organización se encargan de invitar a participar en cada edición a dos o tres equipos de países desfavorecidos o de zonas en conflicto, sufragando todos los gastos. Gracias a esta iniciativa han tomado parte en el torneo planteles de Perú, El Salvador, Bolivia, Iraq, Palestina, India, Uganda, Mozambique o Ucrania, que de otra manera les hubiera sido imposible. Este trabajo en favor de los jóvenes futbolistas fue reconocido por Unicef en 2008, año en el que la organización humanitaria distinguió a la Donosti Cup con el Premio Nacional en favor del deporte.

El año pasado, coincidiendo con las bodas de plata de la competición, fueron dos equipos femeninos de Etiopía y de India quienes tuvieron la suerte de venir a Donostia. En esta ocasión, de nuevo serán dos los equipos apadrinados por el torneo. El Vukovar 1991, de Croacia, y el Dragones de Lavapiés, del popular barrio madrileño. Así, la Donosti Cup superará la cifra de 30 equipos que han sido invitados a participar en el torneo a lo largo de su historia.

La esperanza de los Balcanes

El equipo croata Vukovar 1991 se trata del primer conjunto europeo invitado por la organización. Procede de la localidad de Vukovar, conocida, desafortunadamente, como la 'ciudad mártir' de la Guerra de los Balcanes. Aquel conflicto bélico sigue condicionando a día de hoy la convivencia entre la población serbia y croata, pero este equipo es una de las grandes esperanzas para ambos territorios, ya que en él juegan juntos niños croatas y serbios. El Vukovar 1991, compuesto por chavales nacidos en el año 2001, ha sido encuadrado en el grupo L de la categoría B16, donde competirán contra el Mentema SFA B madrileño, el colegio donostiarra Mary Ward y el Segeltorps sueco.

El Dragones de Lavapiés, por su parte, es un equipo formado por chicos y chicas de 32 países diferentes que viven en el barrio madrileño de Lavapiés. Se trata de una iniciativa vecinal puesta en marcha por un grupo de madres y padres del barrio, para que los jóvenes de esta zona contaran con su propio club de fútbol 7. El Dragones participará en el grupo K de la categoría B12, reservada para los niños nacidos en 2005. Coincidirá con el Rand Central LFA B sudafricano, y los guipuzcoanos del Añorga y el Urnieta.

Fotos

Vídeos