Fúbol playa

Doce guipuzcoanos y un bronce

Camaradería. La selección vasca posa al completo, junto a sus técnicos, durante su estancia en Murcia. Todos los jugadores son guipuzcoanos.

La selección de Euskadi de fútbol playa revalidó en Murcia el tercer puesto en el Campeonato Nacional de Selecciones Autonómicas

IMANOL LIZASOAIN

Pese a ser una de las pocas selecciones que no dispone de una Liga Regular de fútbol playa en su comunidad, Euskadi sigue cosechando éxitos allá por dónde va. Hace dos semanas, los pupilos de Lander Gabilondo participaron en el VIII Campeonato Nacional de Selecciones Autonómicas Masculinas en el arenal de Villananitos de San Pedro del Pinatar (Murcia), logrando la tercera posición y, a la postre, la medalla de bronce por segundo año consecutivo.

Euskadi quedó encuadrada en el Grupo A junto a Baleares, Comunidad Valenciana y Ceuta. La selección vasca arrancó el viernes el torneo venciendo a Ceuta por 8-3 a primera hora de la mañana. A la tarde, derrotaban a Valencia por 4-1 y, el sábado, en horario matinal y ya clasificados para semifinales, lograban también el triunfo ante Baleares por 4-3. Pleno de victorias en la fase de grupos. «Este año viajábamos con aspiraciones totalmente diferentes. El año pasado, el tercer puesto fue un regalo caído del cielo. Para esta edición habíamos realizado una preparación mucho más exhaustiva. Conocíamos mejor a los rivales y nuestro objetivo pasaba por lograr una medalla, a ser posible de oro o plata», asegura el técnico de Euskadi.

El pase a la final estaba a tan solo un partido. Enfrente, la todopoderosa Andalucía, que hasta la fecha ya ha logrado proclamarse campeona de España absoluta en siete ocasiones. Tras un encuentro disputadísimo (4-4), la contienda tuvo que resolverse en los escasos tres minutos que dura la prórroga en este deporte. Mala fortuna o no, los andaluces lograban el tanto de la victoria en el tiempo extra. «Hicimos absolutamente todo lo que estaba en nuestra mano para ganar. Solo un golazo de uno de sus mejores jugadores en el arranque de la prórroga decantó el partido de su lado. Tuvimos alguna que otra oportunidad de lograr el empate, pero nos faltó un poco de suerte».

Con el disgusto de no haber logrado el pase a la final, Euskadi estaba obligada a reponerse de ese duro mazazo para arrebatar la medalla de bronce a Catalunya en el partido por el tercer y el cuarto puesto. Gabilondo y los suyos vencían en los penaltis y se hacían así con una nueva presea para el fútbol playa vasco. «Fue un encuentro súper igualado ante la que, a mi juicio, era la mejor selección del torneo», afirma.

«Terminamos nuestro viaje con una sensación algo agridulce -añade-. Tenía la sensación de que este año podía ser el nuestro. Estábamos entendiendo muy bien lo que era el fútbol playa, quizá por primera vez después de cuatro años. Además, somos una de las pocas selecciones que compite al 110% y se deja todo sobre la arena. Esas son nuestras principales bazas».

Más de tres meses previos de entrenamiento se han traducido en el segundo tercer puesto consecutivo en el VIII Campeonato Nacional de Selecciones Autonómicas. Gabilondo no lo ha tenido nada fácil a la hora de confeccionar la escuadra vasca. «Para escoger a los doce componentes del equipo participamos en los tres torneos que se han celebrado en la Playa de La Zurriola. Sacamos un par de equipos y de ahí seleccioné a los doce finalistas, todos guipuzcoanos. Siete de ellos jugaron en el Berio en Tercera hace temporada y media. La Real lo absorbió y ahora es el tercer filial txuriurdin», explica Lander Gabilondo.

A punto de entrar en el ecuador del periodo estival, la selección de Euskadi aún tiene por delante torneos en los que demostrar su pericia y la gran calidad de sus componentes sobre la arena. «Hemos pedido una invitación para la final de la Copa de la RFEF que se celebra en Estepona. Se trata de un torneo de clubes, pero aprovechando el tercer puesto logrado durante estos dos años, esperamos un sí como respuesta».

Fotos

Vídeos