Dinamarca encabeza la igualdad en el fútbol

La selección femenina danesa lucha por acabar con la brecha salarial, y sus compañeros del equipo masculino les ayudan a ganar la batalla

DVSAN SEBASTIÁN

El fútbol danés vive días agitados. La selección femenina está en pie de guerra por los sueldos de sus futbolistas. Recientemente las internacionales fueron a la huelga con el objetivo de lograr un convenio que mejore sus condiciones económicas. Ahora, en vista de que el problema no tiene cerca una solución, sus compañeros de la selección masculina han propuesto ayudarles.

Según ha explicado la Asociación Danesa de Futbolistas, los internacionales daneses se han ofrecido a renunciar a una parte de sus ingresos para que éstos puedan ir a la selección femenina. Estarían dispuestos a ceder 500.000 coronas al año (67.000 euros) a cambio de una mejora en las condiciones de las féminas.

La selección femenina y la Federación (DBU) llevan meses discutiendo la cuestión de los sueldos. No es la primera vez que la DBU tiene este tipo de conflictos con el sindicato de futbolistas. También le sucedió a la hora de negociar un convenio con los jugadores del equipo absoluto masculino, aunque hasta el momento siempre se han solucionado. El capitán de la selección danesa y jugador del Sevilla, Simon Kjær, acusó hace unos días a la federación de crear división al rechazar firmar acuerdos colectivos y amenazar a los jugadores.

Ante la posición de la DBU, las internacionales danesas decidieron hacer una huelga que acabó forzando la pasada semana la suspensión del partido amistoso con Holanda, en lo que era una reedición de la final del reciente Europeo.

Por su parte, las autoridades federativas aseguran que ofrecieron mantener el convenio actual subiendo un 46% en sueldos, extras y parte de los ingresos en taquilla, pero que el sindicato reclama un aumento del 342% y que las jugadoras sean consideradas contratadas por la DBU mientras estén en una concentración.

El próximo partido en el calendario de la selección danesa femenina está fijado para este martes ante Hungría, en la primera cita de la clasificación para el próximo Mundial y se especula con la posibilidad de que las futbolistas hagan algún tipo de reivindicación pública o incluso de que no salten al terreno de juego.

Fotos

Vídeos