Fútbol

El Derby se llevó el trofeo de su ídolo

Los jugadores de ambos equipos se fotografiaron juntos antes del partido en el Stadium Gal. / De la Hera

La primera edición del Trofeo Steve Bloomer la ganaron 1-2 los ingleses en una bonita noche en Gal

BORJA OLAZABALIrun

En la temporada 1923-1924, el Real Unión consiguió proclamarse campeón regional, lo que le permitió clasificarse para la fase final de la Copa de España. En cuartos tocó jugar ante el Sevilla, al que los de Irun eliminaron. Luego se deshicieron del Barça, en una eliminatoria que resolvió tras la disputa de tres partidos. Y para acabar se jugó contra el Real Madrid en una final que se disputó el 24 de mayo del 24 en Atotxa.

El Real Unión levantó la copa, la tercera de su historia, tras ganar a los madrileños 1-0 con un gol de Echeveste. El mítico gol de la victoria que reza la canción. Aquel equipo estaba formado por Emery (el abuelo de Unai), Anatol, Bergés, Gamborena, René Petit, Eguiazabal, Echeveste, Vázquez, Errazquin, Matías y Azurza. El entrenador era un histórico del fútbol inglés, Steve Bloomer. El homenajeado en la tarde noche de ayer en Irun.

Y es que en el Stadium Gal se celebró la primera edición del Trofeo Steve Bloomer. En juego se puso una réplica de aquella copa ganada en 1924 y como invitado especial estuvo el Derby County, equipo en el que Bloomer es una auténtica leyenda. De hecho, el delantero inglés es una leyenda del fútbol británico. Está en su salón de la fama y es el quinto goleador histórico de las cinco grandes ligas europeas tras Cristiano, Messi, Greaves y Müller.

El objetivo del encuentro fue hermanar a los txuribeltz y a los ‘rams’, que tienen a Bloomer en común, y hacer un guiño a la historia. El Real Unión, para darle un toque más nostálgico al encuentro, jugó totalmente de negro, con una camiseta conmemorativa. Lo hizo así porque en la final del 24, en honor de un unionista fallecido, el Real Unión también jugó de negro.

Fútbol inglés

El trofeo se lo llevó el Derby County, que cumplió todos los tópicos de lo que es un equipo inglés de toda la vida. Los ‘rams’, que llegaron a Irun con muchos jugadores de su equipo filial, no se complicaban en defensa lo más mínimo. Cada intento unionista fue desbaratado sin contemplaciones por los visitantes. Patadón a seguir y ver qué podía pasar arriba. Allí aparecía peleando cada pelota el congoleño Zanzala. Fuerte y rápido, aunque no demasiado hábil con el balón en los pies.

1 Real Unión

Sequeira (Artetxe, 73’); Hernáez, Aimar, Esnaola (Ekhi, 46’), González (Gayoso, 73’); Llamas, Martins (Mikel Alonso, 46), Arriaga; Letamendia, Orbegozo, Capelete (Juan Domínguez, 66’).

2 Derby

Barnes; Stabana, Wassal, Cover, McDonald; Bateman (Karil, 71’); Thomas (Lawson, 71’), Bird (Vernam, 60’), Babos; Guy, Zanzala ( Walker, 71’).

Goles
0-1, min. 47: Cover; 0-2, min 80: Walker; 1-2, min. 92: Orbegozo.
Árbitro
Sr. Mosqueira Antón, del comité vasco. Amonestó al visitante Guy (m. 91).
Incidencias
1.000 espectadores en el Stadium Gal. Desde Derbyshire llegaron un centenar de seguidores del equipo inglés.

En la primera parte apenas hubo ocasiones y las que hubo fueron para el unionista Orbegozo, que hasta en dos ocasiones tuvo opción de marcar. En las dos, algo escorado, sus disparos los repelió el meta Barnes.

Algún cántico, muchas cervezas y un espontáneo

Los consejeros del Real Unión esperaban que el Stadium Gal fuera ayer una fiesta. Que registrara una buena entrada. Y es que había que dar una buena imagen en Inglaterra, donde el partido fue retransmitido en directo a través de la página web oficial del Derby County.

Pero la realidad es que la afición unionista no acudió en masa a Gal. Lo hizo como a un partido de liga normal. Es decir, fueron unos mil seguidores txuribeltz los que presenciaron el encuentro. Pero esto no quiere decir que la primera edición del Trofeo Steve Bloomer no tuviera color. Eso sí, se lo pusieron los ‘supporters’ del Derby County.

Desde Derbyshire ya habían avisado que cuentan con una afición que se mueve para seguir a su equipo y que en partidos de pretemporada han llegado a moverse hasta trescientos seguidores, pero nadie en Irun pensaba que a Gal pudieran llegar más de media docena de ingleses. La suposición fue errónea.

Casi cien hinchas del Derby County se desplazaron hasta tierras guipuzcoanas para disfrutar de unos días de vacaciones y del partido de ayer. Seguro que no se encontraron en Gal el ambiente que se esperaban, pero se lo pasaron en grande.

Bebieron cervezas, muchas, por las calles irundarras y en el campo. Colocaron sus grandes banderas y cantaron. Hasta un espontáneo decidió saltar al verde sin camiseta para dar un poco de espectáculo.

Y para rematar, cuando los ingleses levantaron la copa, por megafonía se escuchó el himno del Derby, el Steve Bloomer’s watchin’. Fue cantado por sus fans. Derby pride. Orgullo Derby.

Para el Derby County, como dijo su técnico, fue un honor jugar para recordar a Bloomer. Su leyenda.

Con el 0-0 comenzó la segunda parte, pero en solo dos minutos cambió el marcador. Una falta lateral fue rematada en boca de gol por Cover, que puso el 0-1 batiendo de cabeza a Sequeira. El portero de Costa Rica debutó ayer como unionista.

No fue el único gol del partido. A diez minutos del final los ingleses sentenciaron con un tanto de Walker, pero los unionistas también pudieron marcar el gol del honor. Cuando el partido estaba a punto de acabar, Juan Domínguez centró desde la izquierda y Orbegozo cabeceó para poner el definitivo 1-2.

Fotos

Vídeos