Reto

Zidane busca ser el señor de todos los títulos

Zidane busca ser el señor de todos los títulos

Inicia ante el Fuenlabrada el reto de la Copa del Rey, el único trofeo que le falta para hacer pleno

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

La Copa del Rey, torneo al que el Real Madrid ha consagrado poco esfuerzo en las últimas tres campañas, presenta este año un aliciente añadido para Zinedine Zidane, que de conducir a su equipo al título, se convertiría en el primer técnico en la historia de la entidad de Concha Espina que logra amasar los seis trofeos más importantes a nivel de clubes que existen en la actualidad. De lo que con el Barça pueden vanagloriarse de haber hecho Pep Guardiola y Luis Enrique, nadie puede presumir en la ‘casa blanca’ hasta ahora. Zizou, que desde su aterrizaje en el banquillo del Santiago Bernabéu el 5 de enero de 2016 se ha acostumbrado a marcar hitos, tiene por tanto ante sí otro reto ilusionante que, de rubricar con éxito, le entronizaría definitivamente.

102 partidos dirigidos como preparador del primer equipo le han bastado al francés para atesorar dos Ligas de Campeones, una Liga, una Supercopa de España, dos Supercopas de Europa y un Mundialito de Clubes. Siete entorchados, claves para el ‘The Best’ logrado el lunes en Londres, que le sitúan como el tercer técnico que ha levantado más copas con el Real Madrid, empatado con Vicente del Bosque y superado sólo por Luis Molowny (ocho) y Miguel Muñoz (catorce). Únicamente se le ha resistido hasta el momento la Copa del Rey. Para cuando fue nombrado entrenador, el Real Madrid ya había quedado fuera de la edición 2015-2016 a causa de la alineación indebida de Cheryshev frente al Cádiz en dieciseisavos de final.

El curso siguiente, los blancos apearon a la Cultural Leonesa en esa misma ronda y se deshicieron en octavos del Sevilla, pero el Celta cortó su progresión en cuartos de un torneo que acabaría llevándose el Barça. La derrota por 1-2 en el Santiago Bernabéu fue una losa demasiado pesada para un conjunto que apeló a la épica en Balaídos, llegando a estrellar un balón en el larguero y otro en el poste, pero que se vio lastrado por un gol en propia puerta de Danilo al filo del descanso.

Lleva dos Ligas de Campeones, una Liga, una Supercopa de España, dos Supercopas de Europa y un Mundialito de Clubes... pero el Celta evitó el 'triplete'

Esa Copa del Rey fue el único título que se le escapó a Zidane en su primer año completo como entrenador del Real Madrid. Conquistó primero la Supercopa de Europa ante el Sevilla en Trondheim, después el Mundialito de Clubes en Yokohama al derrotar en la final al Kashima Antlers nipón, posteriormente la primera Liga de la escuadra merengue desde 2012 y cerró el curso agarrando la duodécima Champions en Cardiff. La campaña anterior había cosechado una Liga de Campeones, al dirigir a su equipo a la victoria ante el Atlético de Madrid en Milán, y se quedó a un punto del Barça en Liga tras remontarle once al cuadro culé en cuatro jornadas -entre la 29ª y la 33ª- y firmar un espectacular final de temporada con doce triunfos consecutivos.

Zinedine Zidane, mejor entrenador"
Zinedine Zidane, mejor entrenador" / EFE

Con los dos trofeos restantes que adornan su trayectoria como preparador, la Supercopa de Europa que levantó en Skopje tras ajusticiar al Manchester United de Mourinho y la Supercopa de España en la que arrolló al Barça a lomos del talento de Marco Asensio pero ganándole también la partida táctica a Ernesto Valverde al colocar a Kovacic como secante de Messi, el galo dio los dos primeros pasos en el camino hacia el ansiado ‘sextete’ que, lógicamente, pasa también por ganar la Copa del Rey.

Ni Muñoz, ni Molowny ni Del Bosque

Dos veces levantó como entrenador Miguel Muñoz la por entonces llamada Copa del Generalísimo. El madrileño, que en su etapa como jugador y en su condición de capitán había alzado la primera Copa de Europa, abandonó en 1974 el banquillo del Real Madrid con nueve Ligas, dos Copas de Europa y una Intercontinental en su haber. No pudo asaltar la Supercopa de España por la sencilla razón de que en su época no se había instaurado la competición -lo hizo en 1982- y aunque en sus dos últimas campañas como técnico sí se disputó ya la Supercopa de Europa, no pudo acceder a ella al coincidir con el reinado en la Copa de Europa del Ajax de Cruyff.

Molowny también ganó dos Copas de España como técnico blanco, a las que sumó dos Copas de la UEFA, tres Ligas y una Copa de la Liga, competición esta última que impulsó el por entonces presidente del Barça, José Luis Núñez, y que sólo contó cuatro ediciones. A Del Bosque, como de momento le sucede a Zidane, le faltó la Copa del Rey para lograr el pleno. El salmantino ganó dos veces la Champions, levantó el mismo número de Ligas y agregó a las vitrinas del Santiago Bernabéu una Supercopa de España, una Supercopa de Europa y una Intercontinental, la predecesora del Mundialito.

A Carlo Ancelotti le faltó la Liga y la Supercopa de España para abrochar su particular ‘sextete’. Aún más lejos se quedaron otros ilustres ocupantes del banquillo local del Santiago Bernabéu como el holandés Leo Beenhaker, que conquistó tres Ligas, una Supercopa de España y una Copa del Rey o el cordobés José Villalonga, que se hizo con dos Copas de Europa, dos Ligas y dos Copas Latinas, extinto torneo que durante ocho años midió a los campeones de España, Francia, Italia y Portugal. A todos ellos mirará por el retrovisor Zidane si acaba haciéndose con la Copa del Rey. Sería entonces ‘The Best’... en la historia del Real Madrid.

Fotos

Vídeos