Fútbol

Copa

Octavos de final | Ida

Diego Costa, como si nunca se hubiese ido

Diego Costa celebra el gol que le marcó al Lleida en su reestreno como rojiblanco. /EFE
Diego Costa celebra el gol que le marcó al Lleida en su reestreno como rojiblanco. / EFE

El delantero anotó en su primera ocasión y tuvo sus más y sus menos con la defensa del Lleida, que no resistió la pegada atlética

JULIÁN ALÍAMadrid

Felicidad completa para el Atlético en su primer duelo del año. Sentenció su duelo de octavos de Copa del Rey en el encuentro de ida, a domicilio frente al Lleida, que será recordado como el estreno de Vitolo y el retorno de un Diego Costa que no necesitó más para estrenarse como goleador en 2018. Para entonces, los tantos de Diego Godín y Fernando Torres en el primer tiempo ya habían encarrilado el duelo y permitieron al equipo madrileño jugar con tranquilidad durante los últimos 45 minutos, donde Costa aprovechó su primera oportunidad y dio el susto al caer en la misma acción. La goleada la redondeó Antoine Griezmann con una falta en el descuento.

Sin embargo, el partido lo comenzó dominando el Lleida durante los primeros instantes. De hecho, el primer remate atlético llegó a los 20 minutos de juego. El envío de Yannick Carrasco, ejecutor a balón parado por la ausencia de Koke y Gabi, encontró a Godín. El charrúa no acertó a rematar entre los tres palos con el exterior de su pie derecho, en lo que fue un aviso de lo que ocurriría más tarde.

0 Lleida

Oliveros, Núñez, Trilles, Satrústegui, Bandeh, Valiente, Gning, Molina (Félix, min. 64), Pumar (López, min.64), Agudo (Martínez, min.71) y Bojan.

4 Atlético

Moyá, Juanfran, Giménez, Godín, Lucas, Augusto, Saúl, Correa (Costa, min. 64), Carrasco (Vitolo, min. 59), Torres (Griezmann, min 64.) y Gameiro.

Goles
0-1: min. 33, Godín. 0-2: min. 37, Torres. 0-3: min. 69, Costa. 0-4: min. 92, Griezmann.
Árbitro
Ricardo de Burgos Bengoetxea (Comité vasco). Amonestó a Trilles en dos ocasiones y acabó expulsado, y a Rivas, que se encontraba en el banquillo.
Incidencias
Partido correspondiente a la ida de los octavos de final de Copa del Rey, disputado en el Camp d'Esports ante 12.513 espectadores.

A pesar de ello, el equipo local no se echó atrás y dispuso de sus mejores momentos y oportunidades hasta que transcurrió la primera media hora. Obligó a intervenir a Moyá, que detuvo en dos ocasiones consecutivas los sueños del conjunto catalán: un disparo centrado y fácil y un intento de picada de Agudo un minuto después. El valenciano, uno de los jugadores del Lleida más activo en territorio atlético, malgastó también su siguiente oportunidad, disparando muy desviado después de una recuperación en campo rival, privando así a su equipo de marcharse con el premio del gol.

Godín cambió la dinámica

Entonces, cuando finalizaba la primera parte, Godín no perdonó su segunda oportunidad a balón parado. El uruguayo cabeceó de forma inverosímil un nuevo centro de Carrasco y cortó los mejores minutos de los locales. Poco después, Torres, que había originado la falta del primer tanto, empujó el balón en el área pequeña rondando el fuera de juego. Lo hizo tras asistencia de un Kevin Gameiro que había recibido un gran pase de Carrasco, imprescindible en los dos goles rojiblancos. Asunto resuelto.

Nada más empezar la segunda parte, y con 0-2 en el marcador, comenzaron su calentamiento Diego Costa y Vitolo, acompañados de Griezmann. Justo antes de la hora de partido, debutó el canario con la elástica rojiblanca. El hispanobrasileño y el francés lo hicieron cinco minutos más tarde, sustituyendo a Ángel Correa y a Fernando Torres, que no pareció agradado con la decisión del técnico.

Un huracán de Lagarto

Extraño resultó el redebut de Diego Costa de rojiblanco. Como si nunca se hubiese ido ni tampoco pasado más de tres años y medio alejado del Cholo, en menos de cinco minutos, anotó y se lesionó. Todo en la misma jugada, lo que le obligó a permanecer en la banda durante unos instantes mientras lo atendían para regresar después al terreno de juego y evitar que su equipo estuviese en inferioridad, ya que el Cholo había agotado los tres cambios, pese al resultado favorable (0-3). De forma similar a su último encuentro en mayo de 2014, cuando duró 9 minutos sobre el césped de Lisboa. Pero no fue el caso.

Costa sigue siendo Costa; acabó varias veces en el suelo y recriminó una entrada por detrás, sin llegar a males mayores, antes de que Griezmann marcase el cuarto y definitivo. Una entrada al borde del área, que dejó al Lleida con diez para los minutos del descuento que restaban por la expulsión de un Trilles que ya había pisado a Costa en su gol, le ofreció al francés la oportunidad de recuperar confianza en 2018. Y no la desaprovechó. Su lanzamiento directo golpeó en la barrera y sorprendió a Oliveros, que vio cómo el esférico se introducía mansamente en su portería. La afición atlética ya se imagina la nueva sociedad entre Griezmann, Vitolo y Costa.

Vitolo: «Diego Costa mete la pierna hasta en un ventilador»

El extremo Víctor Machín 'Vitolo', que debutó este miércoles con el Atlético de Madrid, elogió a su compañero Diego Costa, que recibió un golpe en la rodilla en la jugada de su gol, del que dijo que «mete la pierna hasta en un ventilador».

«Me alegro mucho por ese debut, por ese gol. Los delanteros viven del gol y contento de que haya debutado y haya metido ese gol que ha ayudado al equipo a ganar», declaró tras el partido antes de añadir: «Contento de volver a jugar después de un mes y pico de lesión y contento por el equipo que ha hecho un gran partido. Nos lo hemos tomado muy en serio y ha salido bien».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos