Diario Vasco

OCTAVOS | VUELTA

El Athletic avanza entre abucheos de su afición

Iñaki Williams.
Iñaki Williams. / EFE
  • El Celta roza la hazaña pero serán los 'leones' los que se midan al Málaga

El Celta ha rozado hoy la hazaña en San Mamés imponiéndose al Athletic Club por 0-2 pero al final no ha podido completar la remontada al 2-4 de la ida en Balaídos y será el conjunto rojiblanco el que se mida al Málaga en los cuartos de final de la Copa del Rey.

Como ocurriera en la ida en Vigo, el resultado final ha sido mucho castigo para el equipo derrotado, que ha jugado al menos para no perder, y quizás demasiado premio para el ganador, que se ha encontrado dos goles, de Xabi Etxeita en propio puerta y de Fabián Ariel Orellan de penalti, en dos jugadas singulares.

Ha sido en el primer cuarto de hora de la segunda mitad cuando el Celta ha marcado los dos tantos que le han dado una emoción a la última media hora de la eliminatoria.

Etxeita ha despejado hacia su propia portería, con efecto y por encima de Herrerín, un centro de Santi Mina tras la enésima ocasión en la que se ha ido de Mikel Balenziaga; y Orellana ha transformado con solvencia un claro, y casi obligado, penalti de Mikel Rico a Charles consecuencia de un error de Iker Muniain.

Un fuerte tiro cruzado de Williams, escorado y tras una carrera, cuando aún no se había consumido dos minutos de juego parecieron aventurar un partido más animado y cierto protagonismo del 'cachorro' goleador.

Pero no se confirmaron ni una ni otra cosa. El choque se fue adormilando a medida que transcurría, con contados cosas que destacar, y Williams fue a menos tras unos desmarques iniciales en velocidad de los que no consiguió sacar nada. Aún así fue de los más activos de su equipo.

Otro disparo parecido de Santi Mina, bien respondido por Herrerín, fue la réplica del Celta y lo único reseñable hasta pasada la media hora, cuando se sucedieron varias jugadas interesantes.

La primera, un cabezazo de Ibai, a centro de De Marcos, que acabó en las manos de Rubén; después, un golpe franco directo de Orellana que despejó Herrerín cuando el balón se colaba junto al palo derecho; y, llegando ya al descanso, un remate de cabeza de Sergi Gómez, a saque de córner, que se marchó fuera.

En medio, una jugada polémica. Una mano de De Marcos dentro del área tras un disparo de Santi Mina en el que los visitantes pidieron penalti, pero que el árbitro no sancionó.

Parecía que para el primer paso por vestuarios estaba todo dicho, pero en el primer cuarto de hora de la continuación el Celta encontró dos goles en jugadas un tanto afortunadas y la eliminatoria quedó al albur de una jugada definitiva.

La primera fue un gol en propia puerta de Etxeita, que despejó con efecto hacia su portería y por encima de Hererín un centro desde la derecha de Santi Mina tras irse con autoridad por enésima vez de Balenziaga.

Le entraron los nervios a un Athletic en horas bajas en la Liga y el Celta se animó como no se esperaba. Y encontró un nuevo error local en un pase atrás de Muniain hacia su área pequeña que acabó en un jugador celtiña. Rico, a su lado, se vio obligado a hacerle penalti y a jugarse la tarjeta roja. Solo vio la amarilla y Orellana engañó a Herrerín desde los once metros.

Valverde no esperó más y, como ha tenido que hacer otras ocasiones, ha tenido que poner a lo que se había reservado sobre el césped. Es decir, a Aduriz, Iraola y Susaeta, con quienes su equipo mejoró y buscó el gol que le devolviese la tranquilidad.

Pero antes de que se reestructurase con los cambios el Athletic, el Celta lamió el 0-3 en el minutos 63. Fue en otro centro de Santi Mina que buscaba a un Charles solo en el área y ante el que se cruzó Gurpegui, salvador.

A partir de ahí, empuje rojiblanco y pánico en San Mamés y los jugadores del Athletic cada vez que el Celta pasaba de la raya del centro del campo.

En esa dinámica, Aduriz acarició el 1-2 después de un robo de Susaeta, que le cedió a la carrera par que disparase ante un acertado Rubén.

Una jugada con innumerables toques de balón visitantes que acabó en un más que discutible fuera de juego de Santi Mina cuando entraba al área con opciones de crear una ocasión finiquitó un choque con amago de tangana, con Cabral e Iturraspe de protagonistas, en el circulo central.

En definitiva, que el Celta rozó la remontada y la hazaña, pero será el Athletic el que se mida en cuartos de final al ya clasificado Málaga.