Diario Vasco

FUTBOL

Valdano: «Sigo siendo futbolista, todavía sueño con que juego»

vídeo

Jorge Valdano, ayer durante su entrevista. / TELEDONOSTI

  • Jorge Valdano repasó ayer sus vivencias en el fútbol como jugador, entrenador y director deportivo en el programa 'Minuto 90... y tantos'

Jorge Valdano (Santa Fe, 1955) fue ayer el invitado de honor del programa de Teledonosti, 'Minuto 90... y tantos', en el que repasó su trayectoria en el mundo del fútbol, donde ha tenido el lujo de trabajar en múltiples cargos. El argentino hizo un ejercicio de memoria y recordó todos los grandes momentos que vivió en sus tres etapas, de jugador primero, entrenador después, y por último como director deportivo.

El currículum de Valdano impresiona a cualquiera, y sus opiniones son seguidas por los aficionados que buscan explicaciones reflexivas y didácticas sobre lo que sucede en el terreno de juego. «Sigo siendo futbolista, nos morimos futbolistas y todavía sueño con que juego», reconoció el argentino que dio al salto a Europa desde su Newell's Old Boys al Alavés en Segunda. «Quizás venir al Alavés no fue la mejor idea profesional, pero sin duda en lo personal me hizo mucho bien aquella experiencia».

Tras cuatro años remando en «aguas espesas», tal y como confesó sobre su estancia en Vitoria, cambió de aires con destino a Zaragoza donde por fin pudo debutar en Primera. Cinco temporadas rindiendo a gran nivel le valieron para que el Real Madrid fijara sus ojos en él. «Llegó muy al final de mi carrera, hubo un año que salí campeón de Liga, UEFA y campeón del mundo con Argentina. Y seis meses después, de manera imprevista, tuve que dejar el fútbol», se resignó al valorar su última época de corto.

Una vez colgadas las botas, Valdano optó por probar en los banquillos. En el Tenerife primero, para pasar a dirigir al Real Madrid después en compañía de su compatriota Ángel Cappa. Fue precisamente en el conjunto blanco donde tuvo que ejercer su función «más costosa» como entrenador al tener a sus órdenes a jugadores que ya habían sido compañeros suyos, en el caso de la 'Quinta del Buitre'.

«Un lugar incómodo»

De su época merengue guarda especial recuerdo del momento que hizo debutar a Raúl en el primer equipo, al que consideró un «obra de arte del madridismo». «No he conocido a nadie que represente tan bien los valores del Madrid como él».

En su última etapa en el fútbol, como director deportivo, afirmó que «cuanto más lejos de la cancha, peor». «Se trata de un lugar incómodo, porque estás emparedado entre la autoridad del presidente y la del entrenador. En ocasiones me daba la sensación que era el único portavoz del club, solo estaba para las malas noticias y llevarme los golpes».

No se mordió la lengua tampoco al hablar sobre los presidentes que intentan abarcar todas las funciones en el club -sin mencionar a nadie-, que muchas veces toman «decisiones caprichosas convencidos de que la llegada de un jugador lo arregla todo y luego cuando llega no es tan milagroso y hace falta otro, y acaban configurando una plantilla que se parece más a Frankestein».

Aunque también quiso aclarar que no todo es malo. «Hay líderes que ayudan a mantener al club su vigencia y eso también hay que ponerlo en la valoración general».

En la actualidad tiene una empresa de consultoría deportiva, da conferencias, escribe libros y también colabora en los medios de comunicación. «No me falta actividad y no miro más allá», dijo. No descarta volver al mundo del fútbol, pero indicó que le da «cierta pereza». «Me gusta mirarlo para analizarlo, pero ser parte de él ya me costaría más».

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate