Diario Vasco

FUTBOL

Allardyce provoca una crisis de alcance imprevisible en Inglaterra

Sam Allardyce, ayer en la puerta de su casa, en Bolton.
Sam Allardyce, ayer en la puerta de su casa, en Bolton. / AFP
  • El soborno que estaba dispuesto a aceptar el exseleccionador lleva al Gobierno a pedir que se investigue la corrupción en el fútbol

El Gobierno británico pidió ayer que se investiguen las sospechas de corrupción en el fútbol inglés, al día siguiente del despido del entrenador nacional Sam Allardyce por unas confesiones comprometedoras que atribuyó a un «error de juicio».

Si la eliminación por Islandia en el Euro-2016 ya fue un duro golpe, ahora la sombra de la corrupción se cierne sobre un fútbol cuyos dirigentes destacaron a la hora de dar lecciones de rectitud a la FIFA y la UEFA. «Las recientes acusaciones al fútbol inglés son preocupantes y discutiremos el tema con las autoridades futbolísticas», dijo la secretaria de Estado de Deporte, Tracey Couch.

Ante unos periodistas del 'The Daily Telegraph' que se hicieron pasar por empresarios futbolísticos asiáticos, en una escena grabada con cámara oculta, Allardyce explicó cómo sortear la prohibición de que las empresas compren a jugadores, y aceptó ser embajador en Asia de la firma de estos directivos ficticios a cambio de una suculenta suma de dinero.

El despido fue portada en todos los diarios. «Humillación a Inglaterra» (The Times); «Tras 67 días como entrenador de Inglaterra, Allardyce fuera» (The Guardian); «Un avergonzado entrenador de Inglaterra se va con un millón de libras» (The Daily Mail).

Allardyce compareció ayer por primera vez ante la prensa y admitió haber cometido «un error de juicio y he pagado las consecuencias», afirmó frente a su casa de Bolton, en el noroeste de Inglaterra.

«Creo que, tras haber reflexionado, hice una tontería», añadió, antes de justificarse: «Estaba tratando de ayudar a alguien que conozco desde hace 30 años». Allardyce fue en su momento investigado por las comisiones, cuando entrenaba al Bolton, pero fue absuelto.

Nuevas revelaciones

El Daily Telegraph tiene mucho más que decir sobre el fútbol inglés, y ya anunció que habrás más revelaciones, de nuevo en cámara.

«Ocho entrenadores de la Premier League acusados de cobrar comisiones de traspasos», titulaba en portada ayer, bajo la noticia del despedido de Allardyce. Sin nombrar a los entrenadores, por el momento, el Telegraph dijo haber hallado «pruebas extensas de la corrupción del fútbol inglés».

Richard Caborn, ex ministro de Deportes, dijo al Telegraph que la FA está en el punto de mira. «La FA, hasta cierto punto, está también en el banquillo de los acusados porque dieron lecciones a la FIFA, y dieron lecciones a la UEFA, de cómo lograr una mejor gestión del deporte».

El influyente exjugador Gary Lineker, hoy presentador del popular programa 'Match of the Day', dijo que «ha llegado ciertamente la hora de una adecuada investigación policial. El fútbol está plagado de corrupción y necesita una limpieza. ¡Ahora!».

Otro ilustre exdelantero inglés, Alan Shearer, dijo que el fútbol inglés es el «hazmerreír» de todo el mundo. «Estoy enojado con esta situación. No pensaba que Inglaterra podía caer más bajo desde lo que ocurrió en verano en el Euro, pero aquí estamos, siendo el hazmerreír del mundo del fútbol. Tenemos un problema con el dinero. Es codicia. Hay tanto dinero en el fútbol, que la gente quiere y pide más».