Diario Vasco

Mucha cara nueva para dar un salto de calidad

Mucha cara nueva para  dar un salto de calidad

El Oiartzun poco tiene que ver al que en la pasada temporada logró la permanencia mucho antes de lo que en un inicio podía esperarse en su regreso a la máxima categoría. El club busca dar un paso más sin olvidar cuál es el primer objetivo y ha tratado de dar al equipo un nuevo aire, quizás más profesional. Se ha reforzado al apartado técnico para tratar de conseguir que el Oiartzun pueda encarar cada partido con garantías de poder ganarlo.

Jon Alkorta ha dejado paso en el banquillo a Gari Argote, su ayudante en los seis últimos meses de la pasada temporada, y este ha dado forma a una plantilla que tiene muy buena pinta. Nueve jugadoras han llegado al equipo: Eztizen Merino (procedente del Athletic), Joana Arranz (Santa Teresa), Ane Otxoa (Oviedo), Irantzu Ibarrola (Aurrera de Vitoria), Nekane Quiñones (Mariño), Sara Olaizola (Mariño), Silvia Ruiz (EDF Logroño), Ainara Manterola (Real Sociedad) y Eguzkine Peña (Real Sociedad). La incorporación de estas jugadoras viene a paliar la marcha de Esti Aizpurua y Esti Bajo, ambas al Athletic, y el final de un ciclo para Araitz, Erika Vázquez y Ainize, además de la decisión de Alazne Inziarte 'Lolo' de jugar en el segundo equipo.

Argote, a nivel personal, afronta el reto de dirigir al Oiartzun con «enorme ilusión, con muchas ganas, porque para alguien como yo, del pueblo, es algo grande».

El nuevo Oiartzun, en palabras de su técnico, quiere ser un equipo «fuerte, compacto e intenso capaz de sacar los tres puntos en cada partido». Puntuar fuera de casa, ser un equipo peligroso a domicilio, es otro de los retos que se ha planteado el club y el motivo por lo que se ha decidido incorporar a jugadoras con experiencia en Primera. «No hay dudas de que el equipo va a responder cuando está arropado en el Karla Lekuona; el reto es ser competitivos también fuera de casa», explica Argote.

El Oiartzun ha disputado siete partidos amistosos en pretemporadade los que ha ganado tres, ha empatados dos y ha perdido dos. Al técnico, estos resultados le han servido para confirmar que el equipo ha trabajado «bien» en verano, pero, dice, que le falta saber cuál es el nivel respecto a los equipos de la competición. «Las sensaciones son buenas pero es ahora cuando veremos dónde estamos», advierte. «Los equipos se han reforzado mucho y bien. Veremos».

A la presencia del Oiartzun en la máxima categoría se suma el segundo equipo que jugará en la Liga Vasca. En el club consideran que esta circunstancia permitirá ganar en competitividad porque las jugadoras jóvenes con proyección estarán más cerca del primer equipo.