Vuelta a España

Froome gana la Vuelta de Contador

El ciclista madrileño del equipo Trek, Alberto Contador, pocos metros antes de la meta de la vigésimo etapa de la Vuelta Ciclista a España. /EFE/JAVIER LIZÓN
El ciclista madrileño del equipo Trek, Alberto Contador, pocos metros antes de la meta de la vigésimo etapa de la Vuelta Ciclista a España. / EFE/JAVIER LIZÓN

El británico domina con facilidad en el Angliru, donde el madrileño gana la etapa

Iñaki Izquierdo
IÑAKI IZQUIERDO

Decían que el ‘Loco’ Gatti, histórico portero argentino de Boca Juniors, muchas veces entregaba deliberadamente el balón a los delanteros rivales para luego poder hacer paradones y lucirse. Parecería que Alberto Contador (Trek) ha corrido así la Vuelta a España, descolgándose de forma aparatosa en la primera etapa de montaña en Andorra (cedió dos minutos y medio) para poder pasarse después toda la carrera de hazaña en hazaña y culminar el espectáculo ganando en la cima del Angliru el último día, donde Chris Froome se aseguró su primer triunfo en la Vuelta dominando con facilidad la subida y sometiendo, una vez más, a todos sus adversarios en la general.

Si Contador tenía planeado correr así, no le ha podido salir mejor. La estrategia la habría firmado el mismísimo Maquiavelo. Inferior a Chris Froome (Sky) y a Vincenzo Nibali (Bahrain), ha conseguido volcar todo el protagonismo de la carrera sobre su persona. Ha corrido liberado por su larga desventaja en la general desde el principio y ha aprovechado cada oportunidad que daba el recorrido para moverse, sin preocuparse por las limitaciones que impone estar luchando por el triunfo final.

El madrileño se retira este domingo del ciclismo y este sábado, en su enésimo ataque en esta Vuelta, logró la victoria más grande a la que podía aspirar. De paso, evitó que el ciclismo local se quedase sin victorias en esta edición. Conquistó el Angliru y llevó la locura a la afición congregada en las laderas del gigante asturiano, convencida de que ha sido el mejor y de que no tiene que retirarse.

«No puede haber una despedida mejor que ganando en el Angliru», afirma el madrileño Alberto contador

A la etapa no le faltó de nada y fue un homenaje en toda regla a Contador, sobre todo dentro de la carretera. Atacó pronto el madrileño, en el tramo final de la bajada del Cordal, y todos los corredores a los que fue superando le mostraron su respeto. Todos colaboraron con él, unos más, otros menos. De todos los equipos, reconociendo su trayectoria.

Tuvo hasta un punto de drama cuando a poco más de un kilómetro Wout Poels y Chris Froome aceleraron y empezaron a comerle segundos a velocidad de vértigo. Para entonces, Contador hacía tiempo que había metido el piñón más grande que tenía y casi no avanzaba. Sin embargo, logró coronar en cabeza y llegó con 17 segundos de ventaja.

Cuarto en la general

Reeditaba su triunfo en esta cima de 2008, cuando también ganó la general. Es el único corredor que ha repetido victoria en el Angliru. Termina la Vuelta cuarto en la general, a solo veinte segundos del tercer escalón del podio, que ocupará Illnur Zakarin (Katusha). Wilko Kelderman (Sunweb) cayó al quinto lugar.

«Creo que puede haber mil despedidas pero es complicado poner fin a una carrera deportiva mejor que ganando en el Angliru. Es una cosa más para la historia. No puede haber una despedida mejor», dijo Contador, que aseguró que fue «una pena» el tiempo perdido (2:33) en Andorra en la tercera etapa de la Vuelta, pero reconoció que «eso me ha permitido disfrutar de la carrera como un juvenil. Solo puedo dar gracias a la gente, para mí ha sido un regalo esta Vuelta».

Es la mejor despedida imaginable. La de este sábado es su primera victoria del año, con lo que consigue que en su palmarés haya al menos un triunfo en todas las temporadas desde el año 2005, salvo los resultados anulados entre agosto de 2010 y agosto de 2012 por su positivo.

El director de la Vuelta a España, Javier Guillén, resumió el sentir generalizado sobre el corredor madrileño. «Alberto Contador es un corredor al que vamos a echar mucho de menos. Su manera de correr, su agresividad, su competitividad, su profesionalidad, el espectáculo que ofrece... Yo creo que ahora, aparte de hablar de Contador, tenemos que hablar del ejemplo de Contador».

Un gran ganador

La etapa sirvió para confirmar a Chris Froome como ganador final. Es un gran vencedor. Ha sido el mejor en todos los terrenos y su triunfo es más que merecido (incluso descontando los 2:33 perdidos por Contador en Andorra habría ganado la Vuelta por 38 segundos). Dominó la subida al Angliru con enorme facilidad, bien respaldado una vez más por el Sky, que llegó con seis corredores al inicio de la subida final.

Allí, Froome corrió con autoridad, cómodo, sin dejarse atacar. Fue minando a sus rivales y cuando se quedó solo tiró para adelante con Wout Poels. Por momentos, pareció que quería regalar al holandés la victoria de etapa. Tiraron fuerte en persecución del de Pinto, pero no llegaron. La cara de felicidad de Froome al cruzar la meta estaba justificada.

Gana la Vuelta con dos minutos y 15 segundos de ventaja respecto a Vincenzo Nibali, la máxima diferencia que ha tenido en toda la Vuelta. Ha sido mejor que el italiano en todos los terrenos. Zakarin es un buen tercer clasificado, que deja a la organización sin su podio soñado, Froome, Nibali, Contador: 16 victorias en grandes Vueltas.

La carrera quedará para la historia por la despedida de Contador, un adiós marca de la casa de un corredor que siempre ha ofrecido su lado más brillante en los momentos más complicados. Ha sido el gran protagonista de la carrera y el que ha multiplicado su interés para el gran público. Este domingo recorrerá sus últimos 117 kilómetros como ciclista profesional. Ha sido competitivo hasta el final y ha llegado a la afición hasta el último día. Ese poder de convocatoria se va a echar en falta.

Fotos

Vídeos