Ciclismo

Unai Iribar y Jokin Aranburu, dos victorias para el futuro

El de Ibarra y el de Zarautz dan al Ampo sus dos primeros triunfos de la temporada

I. I.SAN SEBASTIÁN.

Fin de semana grande para el ciclismo aficionado guipuzcoano gracias a las dos victorias logradas por el equipo Ampo. El zarauztarra Jokin Aranburu (1998) se adjudicaba el domingo la tercera etapa de la Bizkaia 3E y un día más tarde el ibartarra Unai Iribar levantaba los brazos en la prueba de Lazkao. Un doblete de lujo para el conjunto goierritarra, que estrenaba su palmarés de la temporada.

Iribar reconoce que «no esperaba ganar. Estoy muy contento. La semana pasada fui tercero y me faltaba rematar. Soy de primer año y desde juveniles hay un gran salto, pero me estoy encontrando bien. Estaba siendo regular pero me faltaba algo para disputar, llegaba muy justo al final. Hace dos semanas ya me vi más cerca y ha llegado la victoria. La experiencia te la dan las carreras. Juveniles y aficionados son dos categorías diferentes en las que se corre muy distinto».

El de Ibarra explica que en la carrera de Lazkao «se rompió el grupo en Lazkaomendi y yo coroné a diez segundos de los cuatro de cabeza. Enlazamos en la bajada y llegamos un grupo de ocho o diez. Me coloqué bien en el sprint, arranqué en mi distancia y salió bien».

También estuvo en la fuga en la Santikutz Klasika y ahora apunta a la Vuelta al Bidasoa. «Aún no me han confirmado, pero me gustaría correr la carrera de casa y tratar de estar delante. Me veo en buena forma. En el equipo no me meten presión. Cada uno tiene su papel».

«Pasar a profesionales»

Jokin Aranburu cumple su tercer año en aficionados y, a pesar de fracturarse la clavícula en la primera carrera, ya está con los mejores y ganando. «La caída del 25 de febrero puso patas arriba todos los objetivos de la temporada, como la Copa de España. Me tuve que operar. Tenía dos opciones, hundirme o intentar volver más fuerte. Reaparecí el 1 de abril y en quince días ya hice un quinto puesto. La semana pasada fui 12º en la Copa de España de Valencia y me vi con los mejores. Sabía que a Bizkaia llegaba fuerte y lo intentamos todos los días. Salió el tercero. El equipo tensó en el repecho de entrada a Berriatua, ataqué y llegué solo. Siento una satisfacción muy grande por ganar en dos meses tras la lesión, por haber sido capaz de recorrer este camino».

El zarauztarra valora que «estoy progresando dentro del campo amateur. El año pasado gané en agosto y este, ya en abril. Es importante para la confianza y para los próximos objetivos, que son importantes, como la penúltima prueba de la Copa de España y la Vuelta al Bidasoa. Creo que este es mi año. Llevo una progresión adecuada. El año pasado gané una carrera e hice veinte top 10. En esta tercera temporada me veo con más madurez. Al principio era un corredor rápido, pero ahora estoy con los mejores en montaña y mantengo un punto de velocidad».

Aranburu es candidato a dar el salto a profesional el año próximo. «Es lo que tengo en la cabeza. El objetivo es subir. Si hago bien las cosas, llegará solo. Viendo cómo ha llegado esta victoria, la cabeza me dice que lo demás también vendrá. ¿Optimista? Sí, me gusta serlo. Intento ser lo más positivo posible y tener cosas buenas en la cabeza. La ilusión no la voy a perder. Creo que en el ciclismo vasco la marea esta subiendo».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos