La piedra en las lentejas

Aunque la decisión era complicada, un escarmiento en forma de expulsión de carrera de Sagan vale para todos. Para ahora y para el futuro

TXOMIN PERURENA

Papeleta complicada. La aplicación más estricta del reglamento acarreaba la expulsión de Sagan del Tour porque provocó una avería importante. No solo a Cavendish, sino a Degenkolb y al otro ciclista que saltó por los aires tras encontrarse al inglés en el suelo. Caída terrible. Las llegadas son cada vez más limpias en el ciclismo, pero de vez en cuando sale un garbanzo negro, una piedra en el plato de lentejas. Nada agradable cuando le das un mordisco con los dientes.

Por eso conviene limpiarlas bien antes de ponerlas a remojo. La expulsión de Sagan significa perder a uno de los ciclistas con más gancho de todo el pelotón, a uno de los emblemas de la carrera, a una figura espectacular. Quiero pensar que no se tuvo en cuenta ese detalle. Porque la justicia debe aplicarse igual a todos, sin distinciones.

Estoy convencido de que la influencia de los actuales organizadores en temas que no les corresponden es bastante menor de la que existía en tiempos de Goddet y Levitan. Esta medida supone un escarmiento para quienes van a seguir disputando los sprints en esta prueba como para los que vengan en el futuro. No hay mejor escaparate.

Que Sagan quedara impune era una burla para todos. Se hace justicia. De lo contrario, habrían quedado además heridas abiertas. Y no me refiero únicamente a las que presentaba Cavendish tras la etapa.

Codazo clarísimo y peligrosísimo

Al ver de frente la acción de Sagan, me parecía que Cavendish estaba por delante del campeón del mundo en el momento del incidente. No era así. El codazo de Sagan provocó la caída. No me sirve decir que no le vio y que no existió intencionalidad. Nunca hay motivo para efectuar ese movimiento. Lo que menos le importaba a Sagan era que le relegaran al último puesto del pelotón y una multa económica. ¡Viva Rusia! Me acuerdo de la maniobra de Valentino Rossi sobre Marc Márquez en un Gran Premio de Moto GP de hace dos años. No le sacaron la bandera negra al italiano, pero el posterior castigó le privó del título.

Medio en broma en una concentración del Kas

Puedo decir que nunca he cometido una infracción como esa en carrera. Pero mentiría si dijera que no usé nunca el codo en mi carrera profesional. En una concentración del equipo Kas, posiblemente en Denia, íbamos en un entrenamiento. Medio en broma, medio en serio, metí el codo, toqué el manillar a un compañero, se le levantó la rueda delantera y salió por los aires. Acabó patas arriba. Fui un inconsciente. Me hago cruces por lo que sucedió. No me acuerdo de quién fue la víctima. Supongo que él se acordará. A raíz de aquello fui más cuidadoso.

Wanty, empresa belga de material de construcción

Desconocía que era Wanty hasta ayer. Ahora sé que se trata de una empresa belga de material de construcción. Gracias a la fuga.

Fotos

Vídeos