Froome líder, landa sujeto

Análisis

El gran favorito recupera el maillot amarillo y, en consecuencia, el Tour recuperará el estilo Sky, lo que perjudica las aspiraciones del escalador de Murgia

TXOMIN PERURENA

Que a nadie se le ocurra mencionar a los supervivientes de este Tour que la de este sábado ha sido una jornada de transición. Menos mal que los Pirineos no han sido tan duros como en otras ocasiones. Ha hecho mella la velocidad a la que se han cruzado. Se nota la fatiga acumulada. El quinteto de escapados rodó de maravilla. Sobre todo el belga De Gendt, especialista en este tipo de cabalgadas. Estaba claro que el pelotón los iba a cazar, pero no sin tirar fuerte. Hombres de dos equipos, Sunweb y BMC, tuvieron que imponer un ritmo intenso para llegar a ellos. Una vez dentro del repecho final, Matthews, un hombre rápido al que conocemos de la Vuelta al País Vasco, recogió la recompensa a su buen hacer. Lo había intentado desde el primer día y por fin encontró el premio a su insistencia y a su buen estado de forma.

Distancias cortas en metros, pero muchos segundos

Quizá alguien muestre su extrañeza por los 24 segundos de diferencia entre Froome y un Aru que entró a pocos metros del corredor que le precedió. Sucede que aunque cruces la línea de llegada a un segundo del que marcha delante tuyo, los jueces contabilizan la diferencia de tiempo respecto al que ha encabezado ese grupo. Ello provoca que la distancia de metros sea corta pero la diferencia de tiempos, grande. Fabio Aru, bastante solo de nuevo, pagó su mala colocación. Froome recupera el tiempo cedido en los últimos 300 metros de Peyragudes y queda claro que no está por la labor de dejar el liderato. Con el gran favorito al frente de la clasificación general, el Tour volverá a correrse al estilo Sky, lo que limita las opciones de Mikel Landa. Froome volverá a escalonar a sus compañeros. Estamos en el Macizo Central, en etapas rompepiernas y con la carrera lanzada a gran velocidad. Este domingo subirán un puerto de primera a falta de cuarenta kilómetros para la línea de meta. Ojo a los momentos de flaqueza.

Bajé a por agua y no sé qué me entendió Goddet

Las dificultades de Warren Barguil para reintegrarse al pelotón después de bajar a por agua para los compañeros me permitieron revivir una pequeña anécdota en la que me vi envuelto en una de mis participaciones en el Tour. Era una época en la que no se permitía a los coches de equipo subir a la altura del vehículo del juez principal. Traté de explicar a Goddet que estaba a punto de acabarse la zona de reavituallamiento líquido. No sé qué me entendió, pero dejó pasar a nuestro coche. Quizá pensó que sufrí alguna avería en la bicicleta. La cuestión es que el parte del día recogió este hecho, pero no pudieron castigarme por la infracción porque disponía del permiso de Goddet. Otra cosa bien distinta es lo que sucedió después con el agua. Ni siquiera así logré contactar con el pelotón. Esprinté, pero en la cola y al final tuve que arrojar los bidones en lugar de entregarlos a mis compañeros.

Fotos

Vídeos